martes, 17 de diciembre de 2013

El Último Juego de Niños, Capítulo 9 por Elizabeth Thor



Miley Cyrus es Katty

Katty no cesaba de conceder los deseos de Matt, cuando más le odiaba y más dolor le proporcionaba hacia que su corazón creciera y su amor no tuviera fronteras. En la gran cama del hotel el chico disfrutaba de la relación que le hacia su entregada novia. Tras dejar de usar su mano Katty comenzó a lamer ese musculo que parecía que estuviera apunto de explotar y que estaba lleno de venas. Se lo llevo a su boca esperando que su paladar se llenara de la explosión de placer de su amante, no dejo de chupar esperando que Matt se corriera. El chico agarraba fuertemente la sabana con una mano y con la otra acariciaba el pelo de Katty, tan suave y hermoso como siempre. Cuando llego el momento cumbre Matt le dio un fuerte tirón a Katty para que cesara:
-Quiero ver tu jodido culo quiero correrme en el…..
Katty sonrió y se puso delante de él, esperando que se corriera con su trasero. Todo estaba apunto y Matt al fin llegaría al orgasmo, todo era perfecto para ellos. Hasta que alguien golpeo la puerta de su habitación, de golpe se cortó las ganas de seguir jugando. Katty totalmente desnuda se dirigió hacia la puerta, al abrirla Sam se quedo con la boca abierta con ese paisaje ante sus ojos. La chica le cogió con fuerza y le empujó hacia el interior de la habitación:
-Eres un corta rollos…..
Katty se dirigió a su cuarto para terminar el trabajo que tenía entre manos, tenía un juguete con pilas para las emergencias y lo mejor de todo es que no se quejaba. Sam miró a Matt que se levantaba de la cama poniéndose su albornoz.
-Matt han atacado uno de tus almacenes….
Matt cogió fuertemente de la camisa a Sam y lo impacto contra la pared, escuchar que le habían robado algo le enfurecía:
-Dime que habéis hecho….
-Tenemos a los atacantes, una chica y a unos niños que iban con ellos….
Lilith estaba tirada en el suelo con sus manos atadas a la espalda, tenia el labio roto y algunos moratones en algunas partes de su cuerpo. Lo que más sufría era el estado de sus niños ya que le habían apartado de ellos. Matt entró en la habitación junto a Katty y Sam, se cruzó de brazos mirando a la estúpida que había intentado quitarle lo suyo. Sam la levantó del suelo y la acercó a Matt, este le dio un fuerte golpe y la dejaron caer al suelo, Katty se acercó a ella pudiéndose de rodillas y le cogió fuertemente la cara:
-Estúpida no sabes que nadie jode a Matt, el sabe joderte con placer o con sangre.
Matt se cruzo de brazos pensando en el perfecto castigo para la chica y sonrió:
-Te dejo a la chica a ti Katty y a mis hombres, prefiero limpiarme las manos….
Lilith al escuchar aquello intentó levantarse mientras que Katty le tiraba con fuerza del pelo:
-Pilatos tú eres Pilatos
Katty la miró a los ojos y le paso la lengua por su rostro, lamiendo sus lágrimas. Pensaba como hacer daño a esa estúpida y darle su merecido, miró a Sam:
-Haz que vengan tus chicos podréis tiraros a esta furcia…quiero ver como la hacéis sufrir.
Katty le metió la mano por dentro de su pantalón y comenzó a sonreír al sentir aquello:
-Eres jodidamente virgen...entonces será más divertido.
Katty estaba fuera de la habitación mientras escuchaba los lloros y los gritos de Lilith, cada golpe le hacía más fuerte, cada golpe hacía que disfrutara más con aquello. Sam y sus chicos se lo estaban pasando bien con su pobre victima, destrozando su pureza y rompiendo su corazón. Lilith hubiera soñado que descubriría lo que era aquello con la forma tierna en brazos de Bob cuando estuviera preparada a los ojos de Dios, pero no podía imaginar que seria violada por aquellos chicos.

Sara Paulson es Merlyn
El tiempo había pasado rápidamente, como cuando corre por tus manos la arena de la playa siempre encontrando una salida en la más pequeña apertura. Para algunos había sido los últimos días de sus vidas al encontrar los 18 y para niños que nacían para tener una fecha de caducidad. Melissa había estado esos meses algo preocupada, algo le concomía por dentro y que veía poco a poco crecer en su vientre. Nacería una criatura de su vientre y perdería dentro de poco a la persona que más quería. Por esos meses había sabido esconder lo que le pasaba pero sabía que algún día tendría que saberse, sabia que Jack le afectaría y sufriría lo que le quedaba de vida.
Melissa salió a la calle para respirar un poco, viendo como era el mundo que le rodeaba sin ningún futuro y sin ninguna ley que no fuera la violencia ni la crueldad. Niños jugando por la calle esas calles que habían destrozados los adolescentes, drogadictos y prostitutas que no habrían cumplido a un los 16. Que sabiendo lo que le esperaba preferían condenarse.
Merlyn se despertó temprano al sentir nuevamente la luz del día entrar por la ventana, por unos segundo preferiría no levantarse de la cama, recordaba como había echado de menos un colchón como aquel o las sabanas tapando su piel, había sido tan largo su camino desde la base militar donde pasó todo. Decidió levantarse y ponerse el albornoz, lentamente comenzó a dar los primeros pasos de la mañana. Se puso en frente del espejo y miró su rostro acariciando su piel, acariciando algunas arrugas que habían nacido junto a sus labios. Ella suspiró al pensar que nadie de aquel mundo nuevo sabría lo que es un recuerdo de la juventud antes de morir. Al salir del cuarto vio encima de la mesa del comedor unas tostadas y un vaso de leche, junto al desayuno una nota con el dibujo de una sonrisa. Tommy había escrito que había salido con Jack para hacer unos encargos. Negó con la cabeza al pensar que no necesitaba tanto cariño ni tampoco esa amistad que había nacido entre ella y Tommy, es un chico tan encantador que por él haría lo que fuera.
Alguien comenzó a golpear la puerta y ella rápidamente se aferro a la pistola que escondía Tommy en la cómoda. Temerosa Merlyn se acercó a la puerta y miró por la mirilla y vio a Melissa al otro lado. Veía que la chica golpeaba la puerta esperando que Tommy le abriera:
-Tommy estas en casa necesito hablar con alguien….
Merlyn sintió algo de pena al ver ese rostro de la cría que buscaba algo de ayuda, por unos instantes estuvo a punto de abrir la puerta. Pero no se atrevía abrirla y que alguien mas supiera su secreto, tragó silaba y vio ese rostro de la chica, sintió que necesitaba ayuda y que ella podría dársela. Si alguien como Tommy le había ayudado por que no comenzaba ella a ayudar a los demás. Si conocía a Tommy seguro que no era tan mala persona.
Por unos segundo Merlyn cerro los puños y trago saliva no deseaba abrir la puerta ya que el dolor le invadía, los recuerdos comenzaban y el pasado volvía a llegar a pasos agigantados a su mente. Un recuerdo y una lagrima fueron lo que le arrebataron todo. Su único amor se quedo en la base militar y sus lagrimas las guardó en una caja de cristal en su corazón. Melissa miró en su bolso y recordó que tenia una llave del piso de Tommy, él era como su hermano y su hogar era el suyo. Al abrir la puerta vio aquella mujer paralizada ante ella, estaba muerta de miedo al imaginar la reacción de esa cría con su presencia.
-¿Quien es usted?¿y Tommy?-Dijo Melissa.
-Tommy esta con ese tal Jack buscando comida, soy Merlyn y Tommy me a dado un hogar durante los últimos meses…
La chica se quedo pensativa como puede ser que una persona como Tommy tuviera secretos, él era como un libro abierto y uno de sus mejores amigos.
Melissa miró a la mujer y observó algo extraño en ella, algo que le recordaba a los mayores de 18 años, esa sensación ya olvidada que le costaba recordar.
-Yo soy Melissa ¿y tu eres?
Merlyn se sentó en el sofá y suspiró sin dejar de mirar a la chica:
-Soy Merlyn, me pase años andando por las calles buscando mi destino después de la lluvia -Merlyn se puso el pelo tras la oreja y negó por unos segundos-Si tu eres amigo de Tommy puedo confiar en ti….

Emma Watson es Melissa
Melissa cerró la puerta del piso y se sentó a su lado, le cogió la mano para demostrar que podría confiar en ella. Sus miradas se entrecruzaron en una mezcla de confianza y respeto. Los dedos de Melissa comenzaron a acariciar el pelo de la mujer y su rostro que le recordaba a su madre:
-Me recuerdas tanto a mi madre, esas arrugas……..Merlyn ¿que eres?
Merlyn apartó su mirada y dejó caer una lagrima:
-La lluvia, el experimento de los militares.
Jack seguía arrastrando su dolor al sentir que le quedaba poco. Sentía que la amargura le concomía el corazón y la cuenta atrás le destrozaba poco a poco. Estuvo en su moto parado sin mover ningún musculo ya que el dolor pensaba por él, no recordaba porque había salido aquel día ni por que había ido a las afueras de la ciudad. Sintió como la mano de Tommy le tocaba el hombro preocupado ya que odiaba ver de aquella manera a su amigo. Jack cogió la mano de Tommy y le miró a los ojos, unos ojos que estaban llenos de dolor y amargura que llegaban hasta su paladar.
-Jack por favor ¿estas bien?
-¿Bien yo? Me queda un mes de vida y me vienes con eso, soy un puto muerto viviente.
Jack bajo de su moto y dio un fuerte empujo¡ón a Tommy y le siguió gritando:
-Tu tienes dos jodidos años mas de vida y me vienes con eso, pero sabes en lo que nos parecemos que tu también morirás como todos.
... Capítulo 10 ...

0 comentarios:

Publicar un comentario