Relatos Terror

Relatos de terror

Serie Z

Relatos de temática zombie

Relatos Fantasía

Relatos de fantasía

Otros

Relatos de temas diversos

domingo, 21 de diciembre de 2014

El Último Juego de Niños, Capítulo 51 por Elizabeth Thor


Alejandra Castello es Tommy
Al salir, Clay miró a sus hombres y a los demás cazadores, con una sola mirada ellos supieron que tenían que bajar sus armas:
-Mercedes, es un placer volver a verte, después de lo que pasó aquel día en el pueblo…
-Hola, Clay, quiero habar con vosotros…
Wesley se acercó a Mercedes y le miró a los ojos, estaba furioso por ver como una vecina del pueblo estuviera protegiendo a unos forasteros. Todos tenían que cumplir sus ordenes, ya que era el alcalde, y sus cacerías eran privadas. Nadie se tenía que interponer, se puso bien el parche y se acercó a Mercedes.
-Mercedes, te voy hacer una pregunta. ¿Sabes quién soy?
Mercedes le miró a los ojos, lo reconocía, era el estúpido y mimado hijo del alcalde. Le miró a los ojos y comenzó a reír:
-Eres el alcalde, tendrías que ser más listo que cualquiera de estos cazadores y buscar la salida más humana…Tendrías que demostrar que no eres un niñato mimado.
Wesley la miró enfadado y se acercó a Mercedes, le miró a los ojos enfadado ya que no le gustaba que nadie le llamara niñato mimado. Él era el alcalde y era quien tenía más poder que nadie en ese maldito pueblo, él decidía quién moría y quién vivía en sus tierras. Cogió su escopeta y miró a Mercedes:
-¿Sabes una cosa? lo mejor de ser una solitaria como tú es que nadie sabe si sigues viva o muerta…
Wesley disparó contra Mercedes, dejándola sin vida en el suelo. Al caer el cuerpo sin vida contra el suelo, una lluvia de tiros comenzaron desde la casa de Mercedes, con rabia y Jack comenzó a disparar, Bob disparó por una de las rendijas. Katty comenzó a reír al sentir otra vez la adrenalina del plomo, Matt se apoyó contra la mesa y comenzó a disparar. Big T se llevó de la habitación a Mandy y Tommy a Melissa y Merlyn. Bajo la lluvia de tiros, Clay dio un fuerte empujón a Wesley, le apartó de los tiros y le escondió tras la furgoneta. El sheriff disparó sin cesar hacía la casa de Mercedes.
-Hijos de puta-Gritó Sarah.
La lluvia de tiros era devastadora y poco a poco fueron cayendo algunas victimas, entre cazadores y extranjeros. Dentro de la casa, una bala rozó el brazo de Bob, que dolorosamente se tapó la herida, uno de los chicos de Matt recibió un balazo en la sien, haciendo que se manchara el rosto de Katty de sangre y eso hacia ella se volviera mas loca, por el sabor de ese liquido y el rastro de sesos en su rostro:
-¡¡¡HIJOS DE PUTA!!!
Tommy estaba asustado e intentaba ser algo más fuerte al tener a Melissa a su lado, la chica le tenía fuertemente abrazado por que tenia miedo a lo que podía suceder, el sonido de las balas era ensordecedor. En esa locura de balas Sam se acercó a Merlyn y le tapó la boca, la miró a los ojos y la arrastró hacia una habitación:
-Calláte, zorra. Ahora están todos entretenidos, ellos se encargaran mientras yo me divierto. Quiero subir un nivel y hacerlo por primera vez con una adulta.
Taissa Farmiga es Sarah Nolan

... Capítulo 52, próximamente ...

domingo, 7 de diciembre de 2014

El Último Juego de Niños, Capítulo 50 por Elizabeth Thor



Rita Volk es Mercedes
Clay miró a Mary Lee y Connor, miró a los cazadores esperando que estuvieran preparados para la cacería, sonrió y levantó su pistola disparando al aire, ya había comenzado la cacería. Los sabuesos comenzaron a correr buscando el rastro de las presas. Connor cogió de las cadenas a los perros y fue indicando el camino a los cazadores. Una furgoneta le seguía con los cazadores deseando cazar a los extranjeros. El hijo del dentista estaba deseando tener los perfectos dientes blancos de Katty.
Lilith estaba escondida en el granero y desde allí podía ver como se movían los chicos en la casa, quería poder entrar y matar a la adulta, para que todos supieran que lo hacia por dios y por Bob para salvar su alma. Pero sus ojos vieron como una furgoneta se acercaba a toda velocidad y como un grupo de chicos bajaron con sus escopetas, la chica les miraba con miedo, les miraba sabiendo que su forma de comportarse era hostil. Solo era una espectadora de todo aquello.
Mercedes preparó algo para comer y vio con una sonrisa como Mandy se comía el sándwich de mantequilla de cacahuete, la niña hacia tanto tiempo que no podía comer algo tan sabroso, eso le hacia recordar a su madre y el poco cariño que pudo tener hacia ella algún día, a su lado estaba el Big T que devoraba sin contemplación un par de sándwich casi sin respirar, el gran chico tenia un gran estomago :
-¿Tenías hambre, pequeña?
Mandy miró con recelo a Mercedes:
-No soy pequeña, soy más inteligente que cualquier persona de esta casa.
Cuando Mercedes se giró a coger algo de la nevera, Mandy cogió un cuchillo que estaba encima de la mesa y se la guardó en el bolsillo. Quería sentirse segura y no confiaba de nadie acepto de Big T, ese gran chico le había demostrado mucho cariño que ella aceptaba y quería. Big T le miró a los ojos y le cogió la mano:
-Dejalo, Mandy.
-Quiero estar segura, Big….
Clay miró a sus compañeros y sonrió al ver de quien era aquella granja, era de Mercedes Winters, la famosa chica que fue violada por unos chicos de la ciudad, que aunque fueron juzgados y ejecutados ella no volvió al pueblo. El joven sheriff se acercó a la casa de Mercedes y sintió por unos segundo que le estuvieron observando tras las maderas, tras de el iban Connor y Mary lee armados:
-Mercedes, sabemos que estas escondiendo a los extranjeros. Tienes cinco minutos para sacarlos, o te juro que dejare tu casa como un maldito queso gruyer…
Tommy escondió su rostro tras el hombro de Merlyn ya que estaba muerto de miedo al escuchar esa voz, Jack y Bob cogieron las armas para prepararse para el tiroteo, habían pequeñas rendijas para poder apuntar y disparar. Katty se sonrió y cogió la escopeta que era casi tan grade como ella y le puso dos cartuchos, Mercedes acompañada por Mandy y Big T salieron de la cocina:

Miley Cyrus es Katty
-Por favor, chicos, quiero hablar con ellos, podremos llegar a un acuerdo…
Katty comenzó a reír, una risa forzada y humillante para la granjera:
-Espera, eres cateta y retrasada, ¿tus padres son hermanos? ¿Crees qué nos dejaran escapar?
Matt miró a sus compañero y cargo su escopeta, miró a Sam, Katty, Big T y sus chicos:
-Yo solo sé que tenemos que salir allí fuera y matarlos a todos…
Jack miró enfadado a Matt y le miró a los ojos:
-No quiero arriesgar nada, por Melissa, ¿me escuchas, Matt?
Se acercó a Mercedes y le cogió del brazo:
-Por favor, Mercedes, solo tenemos que sobrevivir una noche, no tienes que salir…Tu sheriff no es muy comprensivo.
Sarah miró a Maggie ya que desde esa ventana donde estaban era capaz de meterle un tiro a cualquiera de los cazadores y sobre todo al asqueroso alcalde. Podría cargarse a Wesley:
-Maggie, desde aquí podría matar algún maldito cazador, quiero matar a esa caricatura de chico, intentó abusar de mi…
Mercedes salió de la casa, quería intentar hablar con los cazadores y poder salir de allí con vida, para ella y sus nuevos amigos.
... Capítulo 51 ...

sábado, 29 de noviembre de 2014

Sorteo en Las Ocho Caras del Miedo

La antología gratuita de terror 'Las ocho caras del miedo' tiene en marcha un estupendo sorteo. Y es que a parte de ser un ebook gratis, por simplemente hacer una reseña puedes llevarte un lote compuesto por un póster con la portada a tamaño A3, un audio libro del relato "La deuda" de Tony Jimenez, un cupón para la versión extendida de El Hobbit que cede David Guirado, un dibujo único por parte de Marco Gomez, un par de marca páginas cedidos por Moi Gascón y un muñeco de fieltro de un demonio creado por mi.

¿ A qué esperas para participar? ¡Adelántate a la Navidad! Tenéis hasta el día 7 de Diciembre para participar.

Dale click en la imagen para entrar en el sorteo :)




El Último Juego de Niños, Capítulo 49 por Elizabeth Thor



Sarah Paulson es Merlyn
Mercedes se acercó a Maggie y le posó su mano en el hombro:
-Tranquila, seguro que volverán.
Uno de los perros comenzó a ladrar y al escucharlo Melissa se asustó. Merlyn le acarició el pelo e intentó tranquilizarla con sus palabras:
-Los animales, cuando se pierden, siempre vuelven a su hogar. Los chicos volverán, tranquila.
Mercedes escuchó unos ruidos que venían a lo lejos, encendió su linterna e intentó ver algo más allá del granero y pudo ver al grupo de chicos que venían corriendo hacia ella. Maggie al ver a Bob le dio un fuerte abrazo, respiró tranquila al ver que estaban allí los tres chicos y Sarah. Algo le asustó al ver a Matt, Katty, Sam ,Big T acompañados por una niña y dos de los hombres del mafioso de la ciudad. La chica levantó su arma y apuntó a Matt, asustada:
-¿Qué coño hace éste aquí?
Bob le cogió fuertemente la cara y le miró a los ojos, era tan difícil de explicar, era tan difícil de explicar esa extraña relación de supervivencia:
-Ya sabes, para sobrevivir siempre hacemos extraños amigos, intentemos superar esta noche y mañana ya veremos…
Mercedes escuchó a Bob:
-¿Sobrevivir? Es Clay y sus malditas cazas…
Jack se acercó a ella y le cogió la escopeta:
-Tu maldito Sheriff tiene un gran odio a los extraños…
Merlyn se puso algo nerviosa al escuchar unas voces que le parecía terriblemente familiares, Melissa miró a su amiga y se dio cuenta que su rostro arrastraba bastante preocupación. Temía que pasara algo malo para los chicos. Tommy entró primero en la casa y corrió abrazar a a Merlyn, los tres se abrazaron con fuerza:
-Tenía tanto miedo, chicas, de que no volviera…
-Tenía miedo que no volvieras, Tommy….
Cuando Melissa fue a preguntar por Jack y le vio entrando por la puerta, los dos se abrazo con fuerza se miraron a los ojos y se besaron fuertemente. Sarah agachó la mirada para no ver aquel cariño que tenían ya que deseaba los labios de Jack. Katty miró por la ventana y suspiró, necesitaba algún arma para sentirse segura ante todo lo que se avecinaba.
-¿Tendríais unas putas armas para dar por el culo a estos jodidos cazadores…?
Melissa vio a Matt y casi entraba en pánico, comenzó a llorar al ver aquel monstruo que pensaba que no volvería a ver nunca más, Jack le cogió fuertemente el rostro y le miró a los ojos:
-Escúchame, escúchame con calma, sólo será por esta noche, sólo será para sobrevivir… Te juro que no dejaré que te toque…
Big T miró el rostro de Mandy y le acarició poco a poco el pelo, le miró con cariño con una sonrisa ya que le quería dar algo de fuerza para que pudiera tener algo de valor, miró a Mercedes.
-Oiga, ¿tendría algo de comer para la niña?
Mandy le miró con enfado:
-No soy una cría, me escuchas…No me gusta que me trates así.
Mercedes sonrió al escuchar a Mandy:
-Puedo hacer algunos bocadillos, para todos, y café…
Bob, Jack decidieron poner algunas maderas en las ventanas mientras que Melissa le daba los clavos, Matt comenzó a contar las balas de las escopetas pensando que tras pasar aquella noche podría usarlas para algo más y junto a él estaba Katty que de su bolsillo sacó un paquete de tabaco, con la suela de su zapato se encendió una cerilla y se encendió un cigarrillo. Tommy le temblaban las piernas al pensar lo que podría pasar, mientras que Merlyn le acariciaba el pelo con cariño. Sarah y Maggie estaban en el piso superior vigilando por si aparecían los cazadores. Sam, apartado del grupo, observaba a Merlyn y se relamía pensando lo que podría hacer con la adulta.

Taissa Farmiga es Melissa
Matt contaba las balas que tenía encima de la mesa, se acercó a Katty y le susurró algo al oído, algo que hizo que la psicótica chica comenzara a reír como si fuera un piropo:
-Si sobrevivimos mañana, los mataremos a todos, me llevaré a Sarah y a la adulta…
Katty le dio una larga calada a su cigarrillo y observó a la gente que estaba en el comedor, podía ver sus muertes como si fueran fotografías, podría verse como los mataba uno a uno. Sam, en un rincón de la habitación, se tocaba la entrepierna muy excitado al ver a la adulta, soñaba poder arrancarle la ropa y violarla como había hecho tantas veces con crías. Tommy miró a Sam y con miedo abrazó con mas fuerza a Merlyn, no quería que la tocara ni un pelo. Ella era como su hermana y no la quería volver a perder. Melissa suspiró y se tocó el estomago al sentir como se volvía a mover la vida que tenía entre sus entrañas, Jack le abrazó y le miró a los ojos dándole un beso en la frente, el chico se sentía mal por a verle engañado. Sarah observó como Jack le daba un beso a Melissa, eso le destrozó por dentro, sus celos le concomían . La chica subió al piso superior y, enfadada, le dio una patada a la puerta. Maggie sorprendida le miró a los ojos:
-¿Qué pasa, Sarah?
Sarah suspiró y abrazó con fuerzas a su amiga Maggie, le miró a los ojos y apoyó su cabeza en su hombro:
-Yo, yo, Maggie, es que... yo y Jack.
Maggie lo entendió perfectamente sólo con la mirada de Sarah, veía que su amiga estaba enamorada de aquél chico y que estaba sufriendo:
-¿Desde cuándo, Sarah?
-Desde que él me besó por primera vez...
... Capítulo 50 ... 

viernes, 7 de noviembre de 2014

Antologías

Antologías gratuitas en las que he participado (click sobre la imagen para descargarlas): 
     

Antologías en Amazon (click para entrar en la web del producto):

     

Antologías Solidarias (click para entrar en la web del producto):

   
                                                                                  

El Último Juego de Niños, Capítulo 48 por Elizabeth Thor



Jacob Artist es Jack
Big T sintió como Mandy le cogió de la mano, la chiquilla estaba muerta de miedo y se sentía tan débil al estar tan lejos de su ordenador. El chico sintió como ella le dio un débil apretón y este con delicadeza se lo devolvió, eso le dio algo más de seguridad. Mandy abrazó a Big T y se escondió tras él al escuchar aquel disparo, no quiso ver como uno de los hombres de Matt recibía un balazo. Sam comenzó a andar poco a poco y se puso junto a Matt, miró a Katty sonriendo:
-Maldita cateta, te juro que si escapo de esta sabrás quien soy, lloraras sangre y yo estaré encima de ti gozando…
Mary Lee apuntó a Sam para descargarle toda su munición, Clay se acercó a ella y le miró a los ojos, no sería divertido si mataran a una de las mejores piezas:
-No lo mates, te dejaré que lo caces…
Matt miró a Clay, le miró con una mirada de rabia, con demasiado odio para poder respirar:
-Te juro que te mataré, te juro que escaparé y te cazaré yo a ti…
Los cazadores prepararon sus armas mientras esperaban que comenzara la cacería, les divertiría volver a cazar a gente de la gran ciudad. No podían dejar que nadie fastidiara su vida perfecta, esa vida que intentaban mantener e intentar mantener vivos a sus adultos. Uno de los chicos sonrió al mirar a Katty:
-Me gustaría domesticar a esa fiera. Le enseñaría a ser más pacifica y que cumpliera todo los deseos de su hombre…
Katty, furiosa, se acercó al chico, quería romperle la boca y destrozarle:
-Castor paleto, subnormal de cuatro dientes…
Mary Lee de dio un golpe con su escopeta, la chica cayó al suelo. Katty fue levantada poco a poco y aquel chico le cogió fuertemente la cara y comenzó a mirarle los dientes como si fuera un caballo:
-¿Sabes? Estarías más guapa sin dientes. Tus dientes serían perfectos para mi colección, parecen perlas…
Clay sonrió al escuchar al hijo del dentista, todos sabían que su padre tenía una gran colección de dientes y su hijo siguió con la colección, no era de extrañar que a todos los extranjeros perdieran los dientes si estaba él por el medio. El Sheriff sonrió al escuchar una voz a lo lejos, sobre todo al ver que eran unos extranjeros, negó con la cabeza al ver que con ellos estaban Wesley y Connor con las manos levantadas ya que eran sus rehenes.
-¿Cómo os llamáis, extranjeros? Quiero saber cómo se llaman las nuevas piezas de la cacería…
-Somos Jack, Tommy ,Bob y Sarah. Ahora, déjalos…-Dijo Jack.
Clay sacó su pistola y dio un golpe en toda la cara a Matt, al caerse al suelo le apuntó a la cabeza, estaba dispuesto a matarlo:
-Si no bajáis las armas, te juro que lo mataré. No bromeo y le puedo reventar los sesos a Matt…
Jack suspiró y pensó en bajar el arma, perder a Matt no sería tan doloroso para él. Miró a Tommy y pensó que le dieron una fuerte paliza por culpa a Matt, miró a Bob y pensó que había perdido a Lilith por culpa de Matt, él tendría que matarlo. Pero ante sus ojos estaba Sarah que le pedía con su mirada que le ayudara, que le dejara vivir. Tommy aún sentía el sabor de la sangre en su boca, aún recordaba la paliza que le dieron y deseaba que mataran a Matt:
-Jack…
027e8cfb694d5477aa1bd1d46d4e73ef
Alejandra Castello es Tommy
Bob respiró con calma y miró a sus compañeros ya que no podía olvidar que ese monstruo llevó a la locura a Lilith:
-Deja que lo maten, Jack.
Sarah miró a Jack a los ojos, le cogió la mano y una lagrima dejó que se resbalara por su rostro. No quería ver como mataban a su hermano, tenía la fe que él pudiera cambiar y que volvieran a ser la familia feliz de antaño. Jack tiró su arma solo para salvar la vida de Matt. Clay sonrió al ver aquello, sabia que los chicos de ciudad eran débiles y aparte de una buena presa para sus juegos:
-Los niños de ciudad son débiles…
-Son débiles e idiotas -Dijo Wesley.
Wesley cogió la pistola del suelo y apuntó a los dos chicos, hizo una señal a Connor para que diera una lección a los extranjeros.
-Dales su merecido, Connor…
Connor le dio un fuerte puñetazo a Jack, y Tommy le cogió fuertemente para que no cayera al suelo. Bob recibió un puñetazo en el estomago, Sarah se interpuso ante él cuando quiso darle un golpe a Tommy:
-Déjalo…
Wesley sonrió y usando su arma le dio un golpe en toda la cara a Sarah, ésta cayó al suelo inconsciente.
Sarah fue arrastrada por dos chicos hacia donde estaban los cazadores, la chica intentó volver a estar consciente mientras sentía que sus pies eran arrastrados por el polvoriento suelo. Vio como sus amigos estaban juntos y eran apuntados por Clay, Connor y Mary lee.
-Ahora serás feliz, Matt. Moriremos en familia -Dijo Katty.
-Cállate, estupida -Mary Lee le golpeo en el estomago- ¿Sabes? disfrutaré pegándote dos tiros y colgando tu piel tatuada encima de la chimenea…
Matt respiró con calma buscando fuerza de flaqueza, intentando seguir siendo un tipo frío y duro. Quería ser la persona quien temían todos en la gran ciudad:
-Jack, intentemos sobrevivir y después hablaremos de nuestras muerte…

Dane Dehaan es Bob
Jack asintió con la la cabeza, Tommy a su lado, se moría de miedo y miraba a todos . A su lado, Bob comenzó a estudiar la zona y buscar algún buen escondite, era como sobrevivir en la gran ciudad.
-Tenéis treinta minutos para correr y esconderos. Al terminar el tiempo, os iremos a cazar… -Dijo Clay
Wesley se tocó el parche de su ojo y miró a Sarah. Tenía tantas ganas de venganza sobre esa chica, esa furcia le había arrancado un ojo. Su odio comenzaba a crecer en su cuerpo debilucho y patético, pero él era el alcalde y si quería matar mataría, si quería violar lo haría:
-Quiero que me dejéis a esa puta de ahí. Quiero que pague por mi ojo…
Matt sonrió al escucharlo:
-Maldito enano pecoso, te voy a hacer un favor te mataré el último, ya que quiero disfrutar…
Clay comenzó a mirarles y sonrió, levantó su mano y miró a las presos.
-Cuando escuchéis el disparo, solo tendréis media hora para esconderos y después os cazaremos.
Mandy cogió con fuerza la mano de Big T y le miró con pena, necesitaba sentir la mano de su nuevo hermano, necesitaba sentirse segura ante lo que estaba apunto de pasar. Clay miró al cielo, ese cielo tan despejado lleno de estrellas y disparó su arma:
-¡Corred!
El grupo comenzó a correr con todas sus fuerzas, Matt se acercó a Jack y le miró a los ojos, podrían comenzar a pelearse por el odio que sentían el uno por el otro, pero por una vez se tendrían que unir para sobrevivir:
-Maldita sea, escuchadme, tenemos que estar juntos sólo por esta noche, tenemos que sobrevivir… -Dijo Jack.
-Sólo por esta noche, si sobrevivimos tendremos que decidir demasiadas cosas -Dijo Matt.
Tommy hizo una señal a los chicos:
-Corramos hacia la granja, allí tendremos un sitio para defendernos…
Mercedes cogió unos cartuchos de un cajón del mueble del comedor, cargó su escopeta ya que temía lo peor y se sentía algo más segura con un ama entre las manos. Merlyn estaba sentada en el sofá junto a Melissa, le tranquilizaba acariciándole su largo cabello, la chica embarazara le recordaba el cariño que sentía su madre por ella antes de morir.
-¿Qué haces, Mercedes?
-Necesito algo de seguridad, ésta noche es demasiado silenciosa.
Maggie se asomó a la ventana y vio como regresaban los perros, eso le asusto al pensar que le había podido pasar algo a los chicos. La chica salio de la casa y fue a ver a los perros, se puso de rodillas y acarició a uno de los animales:
-¿Dónde están los chicos?
... Capítulo 49 ...

domingo, 2 de noviembre de 2014

Las 8 caras del miedo

¿Queréis pasar una aterradora noche? Pues no os perdáis esta antología gratuita donde ocho autores intentarán crearos horrendas pesadillas en donde el miedo os espera a través de sus letras y os helará la sangre.
Si sois amantes del terror, no os la podéis perder :)


Podéis descargarlo aquí: Ebook Las 8 cara del miedo
Facebook oficial: Las 8 caras del miedo en FB

Está compuesto por los relatos siguientes:

-Derrumbe de Santiago Repetto
-Inframundo de Rain Cross
-Juego de niños de Moi Gascón
-Lo oculto de David Guirado
-Truco de Tony Jiménez
-El asiento de atrás de Marco Gómez
-Muerte, despertar y sangre de Francisco Solla
-Cita con el pasado de Tarquino Félix Flores

Vampiralia

Vampiralia es una antología gratuita donde el tema centrar son los vampiros. Los seres de la noche, sedientos de sangre, vagan por las páginas de éste ebook que podréis descargar de forma gratuita y que plasma diferentes tipos de vampiros. Tengo el honor de formar parte de este baño de sangre que espero disfrutéis :D


Podéis descargarlo aquí: Lektu Vampiralia
Facebook oficial: Vampiralia en FB

Se compone de los siguientes autores:

- So Blonde
- Montiel de Arnáiz
- David Hernández Ortega
- Bea Magaña
- Rafael Marín
- Luis Guillermo del Corral
- Eduardo Formanti
- Rain Cross
- Aniel Dominic
- Nieves Delgado
- Roberto García Cela
- Sergio Fernández
- Alicia Pérez Gil
- Antonio González Mesa
- Belén Peralta
- David Cantos Galán
- Rubén Giraldez
- Yolanda García Ares
- Fran Chaparro
- Alejandro Morales Mariaca
- Korvec
- Jesús López Chaparro
- Francisco José Palacios Gómez
- J. Javier Arnau
- Esteban Di Lorenzo
- José Reyero
- Rafael Sadoc
- Israel Santamaría
- Javier Fornell
- Guadalupe Eichelbaum

viernes, 31 de octubre de 2014

El Último Juego de Niños, Capítulo 47


Jenna Malone es Lilith
Jenna Malone es Lilith
Lilth estaba cansada. Había pasado varios días durmiendo en la intemperie, y los coyotes la despertaban con sus horrendos alaridos. Seguía al grupo con demasiada distancia, y a lo lejos podía ver la granja donde se habían refugiado. «Sólo un poco más. Dios me ayuda en esta difícil misión. Debo matar al diablo, así Bob volverá a mis brazos.» En su cabeza, ella era un ángel enviado por Dios a la tierra para acabar con el mal que había asolado a toda la humanidad, y la culpable de eso era la adulta, Merlyn.
Hacía demasiado calor y ya no le quedaba agua desde hacía horas. Estaba deshidratada y su mente se nublaba. Las voces eran cada vez más fuertes e insistentes. «La adulta está cerca, ¿no la notas? Debes acabar con ella para salvarlos a todos. Esa impía ha corrompido al ser humano con su magia negra y ha hecho que el mundo muriera. Tienes que detenerla. Mátala, ¡mátala!» Decían una y otra vez. Lilith intentaba apartarlas, pero en su corazón sentía que tenían razón.
Observó como un grupo liderados por Jack se habían marchado, dejando a una mujer que no conocía, a Melissa, la embarazada y a la adulta solas en aquella casa. Era la oportunidad que necesitaba.
Fue hacia el establo para evitar un poco el calor que hacia por el día. Pensó en ir y matarla en aquél momento, pero estaba demasiado débil, y quedaría demasiado expuesta. La embarazada había conseguido derribarla una vez, y no quería que volviera a ocurrir.
Bebió agua del abrevadero de los caballos, y cogió su última reserva de comida; unos Twinkies. Lo comió despacio, intentando que la comida le durara unos minutos. El hambre estuvo a punto de hacer que lo devorara en un santiamén. Bendijo el alimento y dio gracias por el agua y el refugio. Al estar allí, resguardada de las inclemencias y con agua para poder limpiarse y beber, sabía que iba por el buen camino. Dios le estaba enviando un mensaje; «Estás muy cerca, y ésta es tu pequeña recompensa.»
El lugar era fresco y limpio. Había dos caballos bien cuidados que se habían alterado un poco por su presencia. «Si viene la chica que los cuida, me descubrirá.»
Hizo una cama con la paja del establo en un rincón escondido. Se tendió sobre él y se cubrió con más paja para ocultarse. Cerró los ojos, cansada, y dejó que el sueño se apoderara de ella. En unas horas tenía una misión que cumplir. Y esa vez, no fallaría en su cometido. Dios estaba de su lado y la ayudaría a acabar con el mal que la adulta había traído con ella.
***
—¿Quién nos matará? —preguntó Jack extrañado.
Taissa Farmiga es Sarah Nolan
Taissa Farmiga es Sarah Nolan
—El alcalde del pueblo y su secuaz —dijo Sarah escuchando como se acercaban a ellos—. Me ha intentado violar y le he clavado una figura en el ojo, gracias a eso pude escapar, pero me sigue de cerca. Me ha drogado y estoy demasiado débil para seguir huyendo, Jack.
—Tranquila, ahora estás a salvo.
Las palabras de Jack le hicieron sonreír. Vio a Maggie detrás de él y fue hacia la chica.
—¡Sarah! —La abrazó.
—Quédate con ella —dijo Jack—. Tommy, Bob, venid conmigo. Y sacad las armas.
Maggie cogió las correas de los perros. Sarah vio como dieron un paso hacia delante con las armas en las manos. El alcalde se aproximó a ellos, jadeando, con un parche en el ojo. Tras él, un chico con uniforme de policía marrón se puso a su lado.
—Vosotros, apartaos y devolvedme a mi juguete.
Sarah sintió una punzada de odio en su corazón. Dio un paso al frente y le escupió.
—Bastardo. No soy ningún juguete.
—Tú calla, puta —dijo el policía—. Nadie le habla así al alcalde de Summer Hills —Sacó su pistola—. Venga, apartaos. Si nos la devolvéis, no pasará nada. Esa chica es una criminal.
—Permítame que lo dude —dijo con sarcasmo Bob.
El alcalde les miró con odio.
—O os apartáis y os vais, o os mato a todos —Su voz estaba cargada de ira.
Sarah suponía por qué. Ese enano no estaba acostumbrado a que sus planes salieran mal, y ella lo había hecho. Había evitado que la violara, le hirió en un ojo y escapó sin que pudiera evitarlo. Temía lo que le pudiera hacer si la apresaba. «Mi padre me enseñó a ser un cerdo —Había dicho—. Sí, un cerdo al que voy a degollar en cuanto tenga ocasión —pensó Sarah.»
—Pues ya puedes intentar matarnos —contestó Jack y se lanzó sobre él.
Los tres chicos pillaron desprevenidos al alcalde y al policía, que no esperaban que se opusieran, y les arrebataron las armas en un momento. Los perros ladraron con fuerza; parecía que el alcalde les tuviera miedo. Sarah cogió una de las correas de uno de ellos y se acercó a él.
—Tanto intentar intimidar a la gente y le tienes miedo a un perrito —dijo burlona.
Jack le apuntó en la cabeza con el arma.
—Cerdo. Has intentado violarla —quitó el seguro—. Dile adiós a tu vida.
—¡No! —gritó Sarah.
—¿No? Pero si es un violador.
—Ti-tienen a Matt —dijo dubitativa. Sabía que todos odiaban a Matt, pero era su hermano y no podía permitir que le hicieran algo.
—¿Y qué más da? —dijo Jack confundido.
—Es mi hermano, Jack. Sé que no lo entiendes, pero, debo ayudarle.
Maggie la miró y ella apretó los labios. Jack bajó el arma.
—¿Y qué quieres hacer?
Sarah se aproximó al alcalde. El perro gruñó al chico, que se meó encima.
—Nos vas a ayudar a rescatar a mi hermano, y si no lo haces, te dejaré a solas con mi nuevo amigo —El alcalde asintió—. Vamos, entonces.
Jack y Bob escoltaron al alcalde y al policía, que no volvieron a hablar en todo el camino hacia el pueblo.
—¿Sabes donde están? —preguntó Maggie.
—Sí, estaban en la comisaría del pueblo, pero hablaron algo de una cacería.
—Deberías de asumir que eso ya ha empezado —dijo el policía—. Y que tu hermano estará muerto.
—Calla y camina —Bob le dio un golpe con la pistola y el policía no dijo nada más.
—Tenemos que darnos prisa.
Llegaron a la comisaría, pero no había nadie.
—¡Joder! —Sarah estaba desesperada. Se acercó al alcalde—. ¿Dónde están?
—En la zona de caza —dijo el niño sin ni siquiera mirarla—. En las afueras.
Se dirigieron hacia allí, con sigilo para cogerlos por sorpresa. «Que no esté muerto, por favor, que no esté muerto.»
Al llegar, vieron una hilera de varios hombres y mujeres con diversas armas reír y observar a unos chicos correr; Matt y sus hombres.
—¡Vosotros! —dijo Jack con seguridad y el grupo de cazadores se giraron—. Dejad vuestra armas o lo mato —Apretó el arma contra la sien del alcalde.
Un chico con un traje de sheriff sonrió y le miró desafiante.
—¿Y a mi qué me importa? —dijo, dejando a todos atónitos.
Sarah sintió pánico. Aquél hombre era peor que el alcalde. Y estaban a punto de averiguarlo.