lunes, 13 de enero de 2014

El Último Juego de Niños, Capítulo 13 por Elizabeth Thor




Hugh Dancy es John Dexter
Katty arrastró a Lilith hasta la entrada del majestuoso hotel, la golpeaba sin cesar para que andara y poder enseñarle el gran trabajo de Matt para demostrar su poder. Le cogió fuertemente del pelo y le obligó a mirar hacia aquella grotesca obra maestra, dos de sus niños ahorcados a las puertas del hotel. Lilith no pudo soportar más dolor y comenzó a gritar por el dolor, no quería que aquello fuera real:
-Nadie Jode a Matt cariño-Dijo Katty
La desolación de la muerte y el dolor ante la perdida estaban haciendo mella en la mente de Lilith, destrozando poco a poco su fe en que dolor pudiera terminar alguna.
La comisaria del distrito 11 era donde se guardaban las armas de Matt, la vieja armería era donde se guardaban la munición y las armas que se podían encontrar en la ciudad. Se había dejado por los años los cadáveres de la policía en estado de putrefacto y huesos rodeados de telarañas. Nadie quiso sacar los cuerpos de los agentes y prefirieron dejarlos allí para siempre. Por el paso de los años el olor a carne podrida se fue perdiendo por los años. Dos chicos y una chica se encargaban de proteger el lugar hasta el próximo relevo. Susan una joven gótica de 14 años se mantenía en vela leyendo una novela de Poe, su pelo oscuro casi tapaban sus ojos manchados excesivamente de rimel. El sonido de unos pasos hizo que la chica levantara su mirada de su novela, miró a su alrededor y avisó a Henry un chico asiático de 14 años con pintas de Punk:
-Hey Henry, ¿has escuchado esos pasos?
Henry extrañado cogió una de las armas ya que no cesaba de escuchar cientos de pasos, se acercó a la puerta y Susan preparó su pistola cargando su tambor con seis balas, lentamente esos pasos que se escuchaban se convirtieron en risas de niños que bañaban la noche. Henry tragó silaba y abrió la puerta, miró a su alrededor solo viendo la desolada calle. Extrañamente esas risas se acabaron de golpe.
Diez niños encapuchados saltaron encima suya sin darle la oportunidad de defenderse y en sus inocentes manos unos cuchillos, acuchillaron al chico hasta dejarlo desangrándose en el suelo. Susan escuchó los gritos de dolor de su pobre amigo, cogió su pistola y corrió para intentar ayudarle. Lo que estaba delante de ella era un espectáculo dantesco, un enorme charco de sangre y el cuerpo de Henry tirado en el suelo. Miró a su alrededor al escuchar como alguien corría a su alrededor, solo podía ver pequeñas sombras escondiéndose de la chica. Asustada comenzó a disparar a unos cubos de basura, escuchó unas risas que le rodeaban poco a poco. Miró a su espalda y vio una de esas sombras corriendo tras su espalda, al poder ver su rostro y descubrir que era un niño sintió como le cortaban el tendón de su pie. Susan cayó al suelo gritando de dolor, sintiendo como la sangre no cesaba de correr. Cerró los ojos y al abrirlos vio como estaba rodeada por los niños encapuchados que comenzaron a apuñalarla sin cesar hasta que murió desangrada.

Sarah Paulson es Merlyn
Un grupo de niños rodearon el cuerpo sin vida de la chica, por unos momentos se quedaron observando esa obra que habían creado con sus cuchillos y por unos momentos se preguntaron por que había dejado ese cuerpo de respirar. No sabían lo que era la muerte más lejos de sus juegos. Bob se acerco a los niños arrodillándose junto a ellos, les miró con una sonrisa fraternal en los labios perdonando cualquier cosa que hubieran hecho.
-Pequeños quiero que volváis a nuestro hogar y no salgáis, quiero que estáis seguros….
Bob hizo una señal para que entraran Jack y Tommy dentro de la comisaria, comenzaron a coger las armas y municiones que necesitaban. Al terminar Jack miró a Bob preguntándose como podía tratar así a los niños, como podía quererlos de aquella manera:
-Bob, ¿por que tratas de esa manera a esos niños? ¿por que les enseñas a matar?
Bob se quedo en silencio por unos minutos:
-Ellos son débiles y las perfectas victimas de los monstruos que hay en la ciudad -Bob suspiró-Yo era como ellos y mi hermana me protegió, junto a Lilith les protegemos intentando darles una vida.
Dos chicos de Matt entraron en la comisaria y vieron a Jack y a los suyos, estos comenzaron a dispararles sin cesar hasta acabar con la ultima bala de su cargador. Jack se lanzo encima de Tommy tras una de las mesas para protegerlo de la lluvia de plomo. Bob se escondía tras un armario y cogió una escopeta y comenzó a cargarla. Jack rebuscó en la bolsa y cogió dos pistolas y una se la dio a Tommy:
-Sabes Tommy, me apetece tomar esta noche una cerveza y no acabar muerto.…Dispara.
Cuando terminó de hablar tras él apareció uno de sus atacantes y le apuntó con la pistola en la cabeza, Tommy le apuntó a la cabeza con miedo y temblando sin cesar el pulso, cerró los ojos y disparó. Le metió un balazo al chico y así salvo la vida a su amigo Jack. Bob le disparó en el pecho a su ultimo enemigo.
Tommy cayó al suelo destrozado ya que había arrebatado una vida y eso le había impactado demasiado, Jack le miró a los ojos sonriendo:
-Has hecho bien Tommy, era él o nosotros….
Tommy comenzó a llorar:
-He acabado con una vida..
Melissa comenzó a preparar algo de té mientras la música sonaba en el reproductor de CD, estaba pasando una tarde tranquila junto a Merlyn que le había pedido que le hiciera algo de compañía mientras Tommy no estaba en casa. Merlyn quería hablar con alguien, quería contar a alguien lo que pasó antes de la lluvia, muchas veces quiso hablar con Tommy y éste no quería escucharla, no quería saber que su querida amiga fue una de las culpables de lo que pasó.
Acarició por unos momentos su taza de té y se quedó pensativa, al levantar su mirada vio esos ojos curiosos de Melissa mirándole, Merlyn suspiró levemente y acarició las manos de su amiga:
-Sé que contarle a alguien lo que pasó sera algo purificador para mi alma, me pasé años repasando mes a mes, día a día y hora a hora todo lo que pasó....Necesitaría que alguien me escuchara….
-Me puedes contar lo que quieras Merlyn….
Ya hacia diez años que todo pasó, con el paso del tiempo era normal que cualquiera lo hubiera olvidado pero Merlyn lo recordaba todo y como se gestó esa lluvia que juzgó a la humanidad. Ella con poco menos de veinte años había sorprendido a muchos con su gran inteligencia en el campo de la ingeniería, casi todas las universidades querían que esa nueva genio trabajara para ellos. Pero ella eligió el campo militar para sus propios fines. Desde hace años fantaseaba con un grupo de ecologistas poder entrar en las instalaciones de la famosa S-15, donde las leyendas urbanas crecían y morían, donde se decía que eran maltratados cientos de animales con sus experimentos. Quería entrar y desenmascarar esos experimentos y con la ayuda de sus amigos reventar en Internet toda la verdad, serian vídeos virales creados por héroes. Los primeros días de trabajo le pusieron como ayudante de John Dexter un famoso científico de treinta años, de pelo canoso, de pequeños ojos tras las enormes gafas y que ella acabaría enamorándose poco a poco.
Merlyn con sus palabras transportó la imaginación de Melissa hacia los laboratorios del S-15, le contó el tiempo que pasaba con John en los laboratorios y sus investigaciones. Estaba en dos mundos lo que comenzó a sentir por aquel hombre y el misterio de sus investigaciones. Un día mientras desayunaban en la cafetería de los laboratorios Merlyn quiso preguntar a John en que estaban trabajando, eran muchas horas y no había encontrado nada que demostrara el maltrato a animales inocentes:
-John, ¿en que usarán nuestras investigaciones?
John sonrió:
-No tenemos que hablar aquí de eso, espero que no quieras ser despedida….
Merlyn se quedo pensativa al escucharle, John le cogió de las manos y le susurró algo al oído:
-Podemos quedar esta noche en mi apartamento y hablamos sobre lo que he investigado….
En un viejo bloque de pisos a las afueras de la ciudad donde vivía John, donde la melodía los frenazos y los pitidos de los coches eran la melodía de la noche. Compartiendo comida china mientras veían una película antigua en la televisión. La chica se sentía bastante a gusto con John ya que se sentía protegida a su lado y quería aprenderlo todo de él. Compartieron sus risas mientras hablaban del pequeño pueblo donde salió John, las bromas que hacia en la universidad o como fue la boda de su hermano mayor. Ella asintió con una sonrisa y le contaba como echaba de menos a sus padres, como echaba de menos los campos de maíz de su familia. Sus manos se acariciaron lentamente con cariño, hasta que todo terminó en un largo beso para demostrar de el amor que había nacido entre ellos.
-Desde el primer día que te vi mi corazón comenzó a latir con fuerza, sabía desde siempre que era amor….
John dejó que Merlyn apoyara su cabeza en su hombro:
-Pero en los laboratorios nadie tiene que saberlo, tenemos que estar escondiendo nuestra relación para proteger nuestro trabajo…..
John se dirigió a su cuarto y trajo con él un ordenador portátil donde guardaba todos los datos que había conseguido del S-15:
-Quiero que sepas todo mis descubrimientos….Creo que nuestras investigaciones las usan para detener plagas en los campos o en las ciudades, para acabar con el sujeto adulto y marcar en el ADN una fecha limite de vida....Ratas y cualquier bicho que destroce los cultivos.
-John, ¿crees que usan nuestras investigaciones con animales?
-Mañana entraremos al ordenador central y sabremos lo que esconde la famosa S-15
... Capítulo 14 ...

0 comentarios:

Publicar un comentario