miércoles, 5 de febrero de 2014

El Último Juego de Niños, Capítulo 16 por Elizabeth Thor



Samira Wiley es Sasha

Un gran edificio en el corazón del barrio era su base general. El grupo comenzó a subir hasta el ático. Sasha comenzó a acompañar al pequeño grupo, los graffitis de las paredes hablaban de libertad de las muertes que habían sufrido por la lluvia, por la muerte que habían sufrido por enfrentarse a Matt en las calles. Poniéndole como un monstruo que quería arrasarlo todo a su paso. Sasha y Dean se adelantaron a Jack y a Tommy, este último estaba muerto de miedo al ver como aquellos chicos le miraban desde sus destrozados apartamentos. Sentía que era el blanco de sus iras por su tono de piel, Jack le miró sonriendo al ver como temblaba del miedo.
-¿Qué te pasa, Tommy?
-No me gustan éstas calles, me siento vigilado sólo por ser casi tan blanco como la nieve.
Jack sonrió mirando a su amigo y posando su mano en su hombro. Tommy sintió la mano de su amigo y se sintió algo más seguro a su lado, sintió ese deseable calor en su hombro. Miró la cara de su amigo y por dentro quiso darle los mismos ánimos que el le daba, quería hablarle de Merlyn. Quería decirle que conocía a una persona de mas de 18 años y ella tendría el secreto para seguir viviendo. En el fondo quería besarle y que siempre estuviera a su lado
-Jack yo…….
Jack le miro a los ojos, Tommy se avergonzó por unos segundos al ver esos ojos castaños que le conquistaban eso hizo que mirara al suelo tímidamente.
-Si sabemos sobrevivir a los chicos de Matt seguro que sabremos salir de aquí…
Sasha se volvió a rencontrar por el tiempo con Dean un chico que por los años trató como un hermano, la persona de confianza de ella y su hermano pero los dejó tirados hace tiempo para encontrar algo mejor. Él se cansó de ver como Matt exterminaba a su gente, se cansó de ver la sangre de sus hermanos en sus manos.
-¿Qué coño te pasa Dean? ¿De donde has sacado cojones para volver? Te has cansado de los blanquitos.
Dean le miró:
-Esos blanquitos y vosotros buscáis lo mismo, derrocar a Matt.
Frente ellos estaba el apartamento donde vivía Sasha con su hermano, en la puerta había dos chicos de color vigilando. La chica miró a los chicos antes de entrar en su hogar, les miró fijamente a los ojos. No se fiaba de nadie y menos de unos blanquitos que venían a pedirle ayuda. Se acercó a Tommy el chico más blanco del grupo y comenzó a pincharle con el dedo en el pecho mientras le hablaba:
-¿Sabes una cosa? Yo no me fío de blanquitos como tú, no me fío de hijos de puta como vosotros - Sasha se quedó pensativa al sentir algo raro al tocar al chico- Cualquiera puede ser un jodido hombre de Matt…


Michael B. Jordan es Carl
Al entrar en la casa, las paredes estaban llenas de graffitis y se escuchaba una música rap ensordecedora. Tommy miraba a su alrededor y vio en una de las habitaciones convertida en un gallinero, Sasha le miró sonriendo:
-¿A quien no le gusta el pollo frito, cariño?
Al llegar al salón allí estaba Carl tirado en un sillón fumándose un porro, estaba acompañado por un grupo de amigos que como él estaban colocados. Eran los chicos que protegían a los hermanos, eran los que disfrutaban de una vida llena de excesos y pequeños lujos que los Cohen les daba. La habitación estaba adornada con posters de Malcon X y de Tupac, Sasha se cruzó de brazos y miró fijamente a su hermano:
-Maldito mamonazo, ¿qué coño haces colocado a estas horas? voy a buscar a Dean y a sus blanquitos amigos y en vez de protegerme te estás fumando nuestra puta maría….
Carl se levantó con dificultad empujando a su hermana a un lado:
-Aparta guarra…
Sasha se cayó encima de sus guardaespaldas y al levantarse les miró señalando la puerta:
-Venga vagos de mierda salir a vigilar la puta calle…
Carl comenzó a rodear al pequeño grupo, miró fijamente a Jack y a Tommy pero se paró delante de Dean, su viejo amigo de la infancia. Sentía algo de odio hacia él por haberles dejado hace un año, sentía odio porque estuvo allí para ayudarles contra los ataques de Matt y sus hombres. Por unos segundos los dos chicos se quedaron mirando fijamente y se notaba tensión en el ambiente. Sasha cogió una naranjada y le dio un largo trago, al ver que la mecha no comenzaba a arder le gritó a Carl:
-Hermanito, ¿no quieres decirle nada a Dean? él nos dejo tirado hace tiempo... joder teníamos fe en él y nos dejó como a putas ratas.
Carl y Sasha eran hermanos mellizos y compartían un pequeño parecido entre ellos, aunque nadie pensarían que fueran hermanos excepto por el tono de su piel. Por los años sus hermanos mayores siempre quisieron tener un hogar para ellos e intentar como siempre sobrevivir ante los blancos y la policía como antes que llegara la lluvia. Ahora ellos tenían el testigo de recordar las vidas de sus hermanos y proteger el barrio. Carl se encendió un porro y señalo a Jack:
-Tú, café con leche, ¿que coño haces con Dean?
Jack sonrió y miró a Carl:
-¿Sabes una cosa? estoy con Dean porque quiere terminar con Matt y su locura… Creo que es de confianza, no quiero morir sin poder hacer algo por los míos.
Sasha miró a Tommy y forzó una sonrisa:
-Tú, blanquito, ¿qué coño haces con Dean? ¿es de confianza o sigue siendo el mismo jodido desertor?
-Él nos trajo aquí buscando vuestra ayuda, sabe que buscamos lo mismo -Tommy tragó saliva- Yo confió en él….

jacob artist es Jack

Carl se cruzo de brazos y miró fijamente a Dean recordando lo que pasó, recordando como él los dejó tirados a todos. Él era la única persona que los hermanos Cohen podía confiar como si fuera parte de su familia. Cogió su pistola y apuntó a la cabeza de su antiguo amigo, podría reventarle los sesos en cuestión de segundos. Sasha miró a su hermano y los dos miraron a Dean:
-¿Cómo podemos confiar en ti, Dean? -Dijeron Sasha y Carl a la vez- Tú nos dejaste cuando confiamos en ti, puedes mentir a un montón de blanquitos pero a nosotros no…
Dean se acercó a Carl y le miró a los ojos, Sasha se levantó del sofá enfadada ya que no soportaría que Dean les volviera a mentir nuevamente:
-¿Sabéis por qué me fui del barrio? me cansé de ver tantas muertes, me cansé de ver como Matt nos exterminaba… somos el puto grano que él quería extirpar de su ciudad perfecta -Dean suspiró y miró a los hermanos- Me fui intentando derrocar a Dean y por fin tengo la clave para hacerlo, ¿queréis ayudarme?
Carl se cruzo de brazos y miro a Sasha:
-¿Quieres confiar en él, hermana?
-Sólo quiero escuchar la mierda que nos quiere soltar, hermano. ¿Qué cojones quieres hacer y para qué quieres que te ayudemos?
-Tengo muchas armas para entrar al hotel de Matt y terminar con él, pero nosotros somos pocos para hacerlo y necesito ayuda…-Dijo Dean.
Los hermanos se miraron entre ellos, había dado en el clavo y era el poder enfrentarse a Matt. Desde hace años Dean sabía como pensaban los hermanos ya que había pasado años con ellos y por los años se convirtió en la pieza clave de sus operaciones:
-¿Armas? Tienes jodidas armas para nosotros y quieres que le reventemos el culo al blanquito de Matt -Dijo Sasha.
Dean asintió con la cabeza y Carl le dio la mano:
-Cuenta con nosotros Dean.
Sasha se acercó a Dean y le miro a los ojos, posiblemente podría volver confiar en él nuevamente como lo hacía en el pasado. Le acarició lentamente el rostro y forzó una sonrisa:
-Sólo quiero darte las gracias por volver, pero también quiero decirte que si nos vuelves a joder te cortaré las pelotas... y ahora llévate a tus blanquitos de aquí, mis chicos os escoltaran hasta el final del barrio…
Dean, Tommy y Jack fueron escoltados por los hombres de los Cohen ya que ni siquiera para ellos su propio barrio era seguro, Jack miró a Dean con muchas preguntas:
-¿Estás seguro que podemos confiar en ellos, Dean?
-Tenía que usar la palabra clave para que ellos me ayudaran, daba igual las armas que podríamos contar…” Matt”
Tommy miró a su espalda y sintió un intenso escalofrió, se sintió bastante incomoda cuando Sasha le tocó de aquella manera y la forma que le miró. Era tan extraño.
Por fin se quedaron a solas Carl y su hermana Sasha, él pensar que podían destruir a Matt era tan excitante para ellos. Carl se acercó a su hermana y le cogió fuertemente de la cintura, le miró a los ojos con una amplia sonrisa.
-Por fin podremos joder a Matt…
Sasha miro¡ó a los ojos a su hermano y sonrió:
-Piensa lo que podríamos hacer. Primero liberar a nuestro barrio y después hacernos con toda la ciudad, tendremos jodidas armas.
Los hermanos se comenzaron a besar excitados por esa idea, sus cuerpos se excitaron pensando en el poder y se dejaron llevar en el amor prohibido que siempre habían escondido. Se dejaron arrastrar por el placer y comenzaron a besarse lentamente, se comenzaron a desnudar y comenzaron a desearse en el sofá del comedor.
Al llegar al final del barrio vieron a Bob y a Sarah esperándoles, la chica al ver que volvía Dean corrió a su lado y le dio un fuerte abrazo ya que por fin podía respirar tranquila. Él estaba a salvo.

... Capítulo 17  ...

0 comentarios:

Publicar un comentario