sábado, 7 de junio de 2014

El Último Juego de Niños, Capítulo 32 por Elizabeth Thor

Melissa se acercó a Jack y a Tommy y se sentó a su lado, sintió como el silencio se hacía con ellos sin saber lo que podría pasar. Sarah se acercó a ella e intentó sacarle más información sobre la adulta y queriendo saber por qué aquella Merlyn no había muerto como todos los demás cuando llegaban a los dieciocho: 
-¿Qué es lo que le hace especial a esa mujer? ¿Por qué a podido vivir mas allá de los dieciocho?
-Déjala en paz, esta jodida por culpa de tu hermano, Sarah. Perder a quien más quiero por culpa de tu maldito hermano-Dijo Tommy.
Melissa abrazó con fuerza a Tommy para que dejara de sufrir:
-Esa mujer a podido vivir tanto por que sabe que hay una cura. Le pusieron un antídoto para poder sobrevivir a la lluvia…
-Aunque salgamos de aquí con vida moriremos todos cuando seamos mayores de edad, maldita sea-Dijo Jack.
Lilith se iba convenciendo poco a poco que esa adulta era un demonio, nadie podía vivir tantos años después de superar los dieciocho años, sabía que era la mentira del mal y que haría que se apartara de la senda del señor.
-¿Quién puede salvarla para saber ese maldito secreto? Ese fanático de Matt quiere matarla-Dijo Maggie.
Merlyn sabía que no le quedaría mucho tiempo, sabía que sería un espectáculo para un montón de críos que gritarían con pasión al ver como pierde la cabeza o cualquier clase de tortura que le hicieran. Tenía que salir de allí y salvar a sus amigos, tenía que dejar de ser una cobarde y luchar con sus miedos. La mujer se acercó a la puerta y comenzó hablar con la persona que estaba al otro lado, sin saber si era chico o chica. Pero esperaba que al otro lado estuviera un chico y que eran mas fácil de controlar ya que solo pensaban en una cosa en el sexo.
-Hola, ¿quién esta al otro lado...?
-¿Qué quieres?
Tras la puerta se escuchó una voz masculina y eso hizo que Merlyn sonriera al tener lo que quería al otro lado, sólo tendría que usar las palabras adecuadas para que abrieran la puerta y poder escapar.
-Matt me matara, necesito que a alguien que me ayude y apague mis necesidades…
-¿Qué necesidades?
Merlyn vio que despertaba la curiosidad del chico y sólo tendría que usar la palabra mágica para que todo funciona:
-Si voy a morir necesito algo de sexo. ¿quieres hacerlo conmigo?
-Cállate….

Emma Watson es Melissa

Sabía que tendría que usar otras palabras para que ese chico entrara en la habitación y poder así escapar:
-¿Has hecho el amor con una adulta? ¿Lo has hecho con una mujer de treinta y cinco años…? Soy una mujer de verdad, no como esas crías. El tacto de mi piel es mejor que el de esas niñatas. Hazme feliz antes de morir.
La puerta se abrió lentamente ya que el chico quería probar esa tentación que estaba al otro lado, quería probar como sería hacerlo con una adulta y no podía dejarlo pasar por culpa de Matt que quería ejecutarla. Merlyn sonrió al ver al adolescente de pelo negro y el rostro lleno de pecas, poco a poco dejó que la llevara hacia la cama y ella dejó que la besara, ella dejó que acariciara su cuerpo. Tirada en la cama, sintió esos babosos labios en su cuello, sintió como esas manos llegaban demasiado lejos. Estiró un poco su mano y cogió la lampara de la mesita de noche, estampandosela en toda la cabeza, deseando dejarle inconsciente. Pero no paso como ella deseaba ya que el chico enfadado la cogió del cuello y comenzó a apretar lentamente. Merlyn asustada intentó reunir el poco oxigeno que le quedaba y cogió las sabanas de la cama para pasarlas por el cuello de su asesino. Con todas sus fuerzas comenzó a apretar la sabana transformadas en una soga, parecía que perdería la vida hasta que una patada certera en los testículos del chico le dejó casi fuera de juego. Merlyn pudo escapar pero sabía que el chico la buscaría o informaría al loco de Matt y decidió entre lagrimas estrangularle, lentamente su vida se escapo de entre sus manos. La mujer miró sus manos y quiso justificar haber matado a un chico, pero tuvo que defender su vida y sus ganas de escapar. Una pequeña cámara fue grabando todo lo que estaba pasando en aquella habitación, se había grabado todo ese pequeño crimen y la huida de Merlyn. Matt en su habitación podía ver todo lo que pasaba en el hotel gracias a lo que transmitían sus cámaras, en una de las televisiones pudo ver como Merlyn escapaba, tras él se escuchó como Katty cargaba sus pistolas para salir a la caza de la adulta:
-¿Quieres que le meta un balazo a esa furcia…?
-No lo hagas, Katty, y ve este vídeo…
Matt puso la grabación de la habitación donde estaban su hermana y sus amigos encerrados, donde hablaban de la adulta:
-¿Por qué me quieres poner un vídeo de esa gentuza, Matt…?
Mientras que Katty escuchaba esa conversación su rostro comenzó a cambiar reflejando su asombro, no podía creer que hubiera una manera para curarse y atravesar la barrera de los dieciocho.
-Hija de puta…
Maggie se quedó en silencio al escuchar como alguien abría la puerta, no sabía quien estaba al otro lado, estaba casi hipnotizada con el sonido metálico de la cerradura mientras que alguien forzaba para abrirla. Se frotó la cabeza al intentar pensar quien estaría al otro lado y temía que fuera alguno de los chicos de Matt. Bob se acercó a ella curioso al ver como estaba mirando la puerta su chica:
-¿Qué pasa Maggie?-Preguntó Bob
-Alguien esta forzando la puerta.
Bob miró a su espalda haciendo un gesto a Dean y Jack para que se acercaran a él, con un sólo gesto los chicos se dieron cuenta que alguien intentaba entrar. Melissa se acercó a Jack y le cogió la mano por miedo a lo que podía pasar. Tommy estaba tras sus amigos, estaba amargado por saber que jamás volvería a ver a su querida Merlyn y ya le daba igual quien podría entrar. Lilith no se levantó del rincón donde estaba sentada sabiendo que al final morirían todos, sabía que el dolor no cesaría de correr por sus manos.
Se abrió la puerta lentamente y allí estaba Merlyn que sonrió al ver a los chicos, en esos momentos la tensión bajó lentamente y Tommy corrió hacia la persona que más quería dándole un largo abrazo ya que seguía viva. Seguía allí delante suyo y le latía el corazón, Merlyn acarició el pelo de su amigo:
-Vámonos chicos, vámonos tan lejos como podamos antes que descubra ese Matt que conseguí escapar…
Matt pudo ver cada momento de esa huida miró hacia Katty y sonrió al planear su nuevo plan:
-Quiero que vayas detrás de ellos y los asustes un poco, no quiero que piensen que les dejamos escapar.
Katty sonrió al preparar sus armas para la ficticia cacería, sería divertido hacer que el ratoncito escapara por el laberinto y encontrara la salida preparada por el gato, algo más le motivaba y era pensar que podría tener un futuro gracias a esa adulta, podría ser la hija de puta más grande de la ciudad hasta criar la primera cana.
El pequeño grupo fue corriendo por el pasillo con el miedo a encontrarse con algún chico de Matt ya que no tenían ninguna arma para protegerse. Merlyn se abrió la camisa y en su pantalón estaba la pistola que le había quitado al chico que tuvo que matar. Miró a Jack y le dio su arma:
-Toma, Jack, no se ni como se usa. Úsala para salvar nuestras vidas…

Sarah Paulson es Merlyn

Sarah cogió con fuerza a Dean para que jamás le dejara atrás, quería estar con él para siempre y no quería pensar en perderle jamás. Se sintió un poco más segura cuando sintió como él le apretaba la mano con cariño. Lilith corría tras de Bob y miraba con recelo a Maggie sabiendo que esa furcia le estaba quitando todo el amor que se había ganado con el tiempo, sentía que su querido Bobo quería más a esa Punk de pelo revuelto que a ella y lo sentía por la forma como se miraban los dos. Al girar la primera esquina de ese interminable pasillo se encontraron a Sam y Katty y algunos chicos más que les esperaban con una lluvia de plomo:
-¡¡¡NO DEJÉIS QUE SE ESCAPEN LOS GOLPISTAS NI LA ADULTA!!!-Gritó Katty.
Con miedo volvieron hacia atrás sin pararse a pensar que ninguna de las balas les tocaban, sin darse cuenta que sólo querían asustarlos para que cayeran en su trampa, Tommy cogió con todas sus fuerzas la mano de Merlyn con miedo a que fuera herida. Una de las puertas del pasillo se abrió y un chico de menos de trece años les hizo unos gestos para que entraran dentro:
-Corred y esconderos.
Los chicos entraron dentro de la habitación y por unos segundos respiraron con tranquilidad, Sarah abrazó con fuerzas al chico al ver que no todos eran unos fanáticos como su hermano. Jack se apoyó contra la puerta y con el arma preparada para descargar todo el cargador:
-Gracias, chico, por salvarnos-Dijo Sarah.
-No todos somos como Matt, tranquila…
Maggie miró a sus compañeros asustada:
-Joder, no podemos quedarnos aquí encerrados para que nos cojan….
El chico miró al grupo y se dirigió a una trampilla, al abrirla escondía una escalera hacia el garaje donde estaban todos los vehículos de Matt:
-Venid conmigo y podéis escapar en uno de los camiones del parking…
Jack miró a Tommy sabiendo que su vehículo jamás sería un camión de policía:
-Cogemos un camión y vamos a buscar nuestras motos, ¿entendido?-Dijo Jack.

Miley Cyrus es Katty
Al bajar la escalera ahí estaba el enorme parking donde estaban los vehículos de Matt, donde estaban las motos, coches y camiones que usaban para mover sus fuerzas por toda la ciudad. Al llegar a uno de los camiones los chicos se miraron uno a los otros sin saber quien conduciría aquel monstruo:
-¿Alguien sabe cómo se conduce este trasto?-Preguntó Dean.
Bob negó por unos segundos y se acercó a la puerta del camión:

-Cuando tenía trece años conduje una maldita caravana. Subiros.
Sarah abrazó con fuerza al chico que les había salvado la vida, antes que se comenzaran a escuchar los pasos de Katty, Sam y sus chicos que corrían hacia ellos:
-Gracias, chico. Ten cuidado de Matt.
Bob pisó a fondo el acelerador y casi milagrosamente se hizo con el embrague del camión, cogió suficiente velocidad para destrozar la puerta del parking y dejando atrás el peligro de quienes le perseguían. El chico se quedó parado sabiendo cual seria su destino, desde la sombra apareció Mandy y sacó de su bolsillo un premio para su amigo, unos cuantos gramos de la mejor selección de sus drogas.
-Gracias, Criss…
Katty y Sam llegaron hacia donde estaban los dos chicos, entre sus manos Mandy tenía un gps para saber donde estarían en cualquier momento los golpistas fugados, fue una perfecta trampa para que cogieran un vehículo y perseguirlos en busca de la cura para no morir prematuramente.
-Pobres idiotas, han caído en la trampa-Dijo Mandy.
... Capítulo 33 ...

0 comentarios:

Publicar un comentario