sábado, 5 de julio de 2014

Vampiros en la noche, Capítulo 5 por Elena Saavedra


Megan Fox es Raquel
Megan Fox es Raquel
Francesca había dormido con su esposo, su pelo castaño, largo y ondulado le caía por la espalda, sus ojos castaños brillaban con la luz de la luna. Su piel de una tez morena a diferencia de su rival, Raquel cuya piel era blanca como aquella misma luz que ahora la iluminaba. Raquel tenía el pelo largo, lacio y negro azabache, sus ojos eran azules y su cuerpo tan hermoso como su rostro. Francesca también era hermosa, pero Raquel poseía un atractivo primario, apasionado que despertaba lo peor de los hombres. Francesca comprobó que el cielo estaba oscuro antes de despertar a su amado con un beso sobre sus labios.
- Ya es de noche mi amor- le despertó Francesca.
Aldur se levantó con una sonrisa- Bien, entonces ya va siendo hora de que despertemos a Dante. Hoy saldremos todos a cazar.
Raquel se había pasado todo el día jugando con uno de los “invitados” de Aldur, los humanos eran tan sumamente frágiles, casi ni le había tocado y su cuello se había partido en dos como si fuera un melón. La sangre le había venido de perlas, por supuesto, estaba cansada de estar encerrada en aquella enorme mansión alejada de todo. Estaba cansada de esconder su nuevo yo, había comenzado su relación con Aldur para poder obtener la vida eterna y ahora que ya la poseía no era tan divertido como ella se imaginaba. Escuchó a lo lejos la conversación de Aldur y Francesca, y la boca se le hizo agua. Por fin irían de nuevo a cazar, estaba deseando perseguir a sus nuevas presas. Ver cómo suplicaban era sin duda lo más divertido.
Aldur le había prohibido matar a los humanos, pero verles morir era lo único que hacía que Raquel pudiera divertirse un poco así que era la hora de salir a jugar.
Chace Crawford es Jack Blake
Chace Crawford es Jack Blake
Jack se presentó en el edificio de la BBC y preguntó por Maxime Hendricks, era el nombre que había en el reverso de la tarjeta. Una secretaria bastante amable le comunicó que esperase allí mismo, y así lo hizo Jack. Cuando la joven en cuestión se presentó ante Jack, él se quedó asombrado, era sin duda una mujer muy hermosa. ¿Ese era el motivo por el cuál Dante se había alejado de su amante? No en ese caso la amante le habría seguido para intentar detenerle. Además no presentaba marcas, así que no le habían mordido. Bien, aún estaba a tiempo.
- Buenos días mi nombre es Jack Blake, soy detective de policía. Investigo lo sucedido ayer en la discoteca Ministry of Sound, en Gaund Street. ¿Tiene usted un par de minutos para hablar conmigo a solas en un lugar mas tranquilo?- Maxime asintió asustada y Jack la condujo hasta su coche- Súbase, la llevaré a un lugar donde podremos hablar tranquilamente.
Maxime se subió al coche y su pulso comenzó a acelerarse- ¿No me habré metido en algún lío verdad? Le he dicho a mi jefe que me tomaba un descaso de media hora. No puedo faltar más al trabajo o me despedirán y me ha costado mucho conseguir ese trabajo, créeme.
- No se preocupe, ya he hablado con él y tiene usted el día libre, y no van a despedirla. Después de todo está usted ayudando a la policía, es como si estuviera trabajando, pero en vez redactar artículos lo único que tendrá que hacer es responder sinceramente a mis preguntas- le explicó Jack mientras arrancaba el motor y se disponía a conducir.
- Ah. Pues es usted muy joven para ser detective- afirmó Maxime.
- Pues muchas gracias señorita Hendricks. Tengo 27 años, ¿y usted?
- 24- respondió Maxime.
- Acabará de terminar la carrera de periodismo, pues- comentó Jack.
- Sí. He tenido suerte, me han contratado dónde realicé las prácticas. Y a mi amiga también asique no estoy sola. ¿Y usted desde cuando trabaja como detective?
- Pues desde hace poco, me hice detective hace apenas dos años, pero soy policía desde la mayoría de edad. Mi padre también era policía, así que es algo familiar supongo. ¿Tiene usted familia?- preguntó Jack.
- Sí, tengo un hermano mayor que se llama Sasha, y mis padres se llaman Martha y Richard. ¿Y vos detective?
- Pues mi madre falleció poco después de nacer yo y mi padre murió cuando yo tenía 22 años, y no tengo hermanos así que… no.
- No sabe cuánto lo lamento- dijo sinceramente Maxime.
- Bueno, no se preocupe, usted no podía saberlo- Jack aparcó el coche- En fin ya hemos llegado acompáñeme- Jack se bajó del coche y le abrió la puerta a Maxime, y ella salió del coche. Jack cerró el coche y guió a Maxime hasta una casa de color azul bastante alegre- Bienvenida a mi humilde hogar, por favor tome asiento.

Kat Dennigs es Maxime Hendricks
Maxime se sentó en el sofá marrón que había en el salón, era la típica casa a las afueras de Londres. Estaba decorada con fotos familiares y una cruz se cristo de madera en medio del salón. También había un reloj de cuco sobre la mesilla de noche que había junto al sofá. Delante de ella había una de esas televisiones antiguas grises y una mesita para tomar el té. Todo era de colores alegres, pero pálidos como un día de primavera.
- ¿Desea usted un poco de té? – le preguntó Jack.
- No gracias, no me gusta el té.
- ¿Y por qué se ha mudado entonces a Inglaterra?- bromeó Jack.
- ¿Cómo sabe que no soy de aquí?- preguntó algo enfadada Maxime.
- No me mire así; si no le gusta el té es obvio que usted no es inglesa- Jack se sentó a su lado- Bueno ahora necesito que me responda usted con total sinceridad, por muy extrañas que le parezcan las preguntas que le pueda realizar. ¿De acuerdo?
- Sí, por supuesto- afirmó Maxime.
- Bien. Para empezar le informaré que ha habido un crimen en la discoteca en la que estuvo usted anoche. Una muchacha apareció asesinada en el callejón.
- No tenía ni idea- mintió Maxime.
- Bien entonces…. ¿Me podría explicar como su tarjeta llegó a parar al escenario del crimen?- Maxime le miró asustada- No se preocupe, no le estoy acusando de nada, pero tendrá usted que responderme a la pregunta señorita Hendricks.
- Pues no lo sé. Puede que se me cayera.
- ¿Y qué hacía usted en el callejón?- insistió Jack.
- Pues estaba tomando el aire. Es que había bebido un par de copas de más.
- Ya…-Jack se acercó un poco más a Maxime- señorita Hendricks soy agente de policía desde hace años, ¿de verdad piensa que no sé cuándo alguien me está mintiendo? Dígame toda la verdad o me veré obligado a detenerla, y entonces esta conversación me temo que no será tan amistosa.
- Le he metido porque sinceramente no pienso que usted crea la historia real.
- Pruebe a ver- le animó Jack.
- ¿Y si me hacen daño? El hombre me amenazó- soltó Maxime sin querer.
- No se preocupe por eso, la protegeremos- le aseguró Jack.
- No creo que usted pueda protegerme de él. Él no es…
- ¿Humano? Lo sé- Jack le tendió su tarjeta real- Esto es lo que soy en realidad.
Ben Barnes es Dante Blair
Ben Barnes es Dante Blair
- Un caza vampiros. Pero entonces lo que vi fue…
- ¿Real? Sí- Jack le mostró las fotos del escenario del crimen- ¿Ves estas cenizas? Es lo que quedó del otro vampiro. Puedo protegerla Maxime, y le juro que si me dice que vio en ese callejón yo mismo mataré al que le ha amenazado.
- Está bien le contaré la verdad. Yo había entrado en la discoteca con mi amiga y ese chico me llamó la atención, era muy guapo así que le seguí hasta el callejón y entonces es cuando lo vi. A él y a la otra chica, la pelirroja chupándole la sangre a esa pobre chica y….yo en ese momento pensé que estaba loca, pero tenía miedo así que huí. Pensé que aunque los vampiros no existían debía guarnecerme en un lugar sagrado, por si acaso. No lo sé estaba confusa y lo único que pensaba es que la policía no me creería así que fui al único sitio dónde pensé que estaría segura. Pero entonces él se me apareció y me amenazó, me dijo que si contaba algo alguien entonces habría represalias. Yo no sabía que aquella joven del callejón hubiese muerto, lo siento. Yo estaba asustada y no entendía nada de lo que estaba pasando.
Jack la abrazó y luego se separó- No se preocupe, ahora que me ha contado la verdad está usted a salvo. Esta casa ha sido bendecida varias veces, ¿por qué crees sino que tengo un crucifijo? Aquí no puede hacerle daño, es más tampoco puede verla ni oírla, así que estará a salvo. Tenga- Jack le entregó un colgante- Este colgante evitará que él pueda leer sus pensamientos, te protegerá.
- ¿Piensa dejar que vuelva ahí fuera? – preguntó asustada Maxime.
- Si quiere puede quedarse aquí a vivir hasta que todo esto termine, pero tiene que trabajar y ver a sus familiares para que él no sospeche de nada. Además no sé cuanto tiempo puede llevarme vencerle y no quiero que esté usted aquí encerrada permanentemente por mi culpa. Además estoy yo para protegerte, no te ocurrirá nada, con ese colgante estamos unidos. Si te ocurre algo malo lo sabré al instante y podré ir en tu ayuda- explicó Jack.
- Vale, está bien. ¿Y qué le digo a mi compañera? ¿Cómo le explico que me he ido a vivir contigo?- preguntó Maxime.
- Protección de testigos, y no le estarás mintiendo, al menos no del todo.
Maxime asintió- Vale, está bien. Hoy puedo quedarme aquí, ¿verdad?
- Todos los días que necesites Maxime. Y yo mismo te llevaré y te recogeré de todos los sitios. No me separaré de ti ni un segundo, al final te cansarás de mí por pesado.
- ¿Puedo pedirle una última cosa?- Jack asintió como respuesta- Llámeme Maxime.
- No hay problema señora… quiero decir Maxime. Voy a buscar algo de comida. ¿Te gusta la comida china?- Maxime asintió- Entonces tú y yo nos llevaremos muy bien.
- Gracias por todo agente Blake.
- Puede usted llamarme Jack.
- Gracias por todo Jack.
- Estoy a su servicio- Jack abrió la puerta- Enseguida vuelvo, le traeré todas sus cosas y la comida. Usted quédese aquí y tenga la mesa preparada para un buen festín. Espero que le guste el cerdo agridulce, pues es mi plato favorito.
Jack se marchó y Maxime miró como se marchaba con un suspiro- El cerdo agridulce también es mi plato favorito. “Por fin estoy a salvo”.
... Capítulo 6 ...

0 comentarios:

Publicar un comentario