Relatos Terror

Relatos de terror

Serie Z

Relatos de temática zombie

Relatos Fantasía

Relatos de fantasía

Otros

Relatos de temas diversos

martes, 29 de abril de 2014

El Último Juego de Niños, Capítulo 27



Joe Dempsie es Matt Nolan
Joe Dempsie es Matt Nolan
Matt se acercó lentamente a Jack. Había ordenado que lo subieran a su habitación y lo ataran en una incómoda silla de madera. El chico que lo había desafiado lo miraba atentamente con una sonrisa en los labios. Y a Matt eso le molestaba.
—Cuando acabe contigo, no sonreirás tanto —le dijo cogiendo de una mesa que había al lado de la ventana una navaja.
—Puede que asustes a tus secuaces, pero a mí no me das miedo —contestó Jack en tono cortante.
Matt se acercó a él y le puso la navaja en el cuello.
—Oh, ahora te haces el gallito, pero te aseguro que luego serás sólo un corderito asustado más —Apretó un poco la navaja y su víctima sangró.
—¿Te piensas que con eso me vas a hacer daño? Si es de juguete, no me extraña que hasta tu propia hermana se escapara de éste lugar sin que te enteraras —dijo Jack y rió.
Matt le dio un fuerte puñetazo en la cara que hizo que le sangrara la nariz, pero el chico no dejaba de reír.
—No menciones a mi hermana. Nunca —Matt acarició el filo de la navaja y miró a Jack—. Sabes, conozco a tu putita. Una chica muy guapa, eso es innegable, me lo voy a pasar genial cuando me la traigan —Cogió una silla y se puso frente a Jack—. Pero no te preocupes, tú podrás mirar mientras me la monto —Sonrió con satisfacción.
Y Jack actuó como era de esperar. Intentó soltarse de las cuerdas que le apresaban a la silla y apretó los dientes.
—¡No te acerques a Melissa, hijo de puta! —dijo con rabia.
«Perfecto. Eso es lo que quería», pensó Matt y sonrió aún más.
—¿Qué no me acerque? Chico, que me acerque a ella va a ser lo menos que voy a hacer —Se levantó de la silla y se acercó de nuevo a Jack. Éste intentaba en vano zafarse—. Jack, Jack, Jack… Puedo llamarte Jack, ¿no? ¿Por qué tanta hostilidad? Vamos, será divertido, bueno, al menos para mi —Fue hacia la ventana y miró por ella. «Voy a disfrutar viéndole sufrir»
—Eres un cabrón… No me extraña que ni tu propia hermana te quiera.
Matt se quedó quieto, mirando la ciudad, unos segundos. Ninguno de los dos habló durante ese tiempo. Matt suspiró y fue de nuevo hacia Jack.
—Te he dicho que no menciones a mi hermana —dijo remarcando cada una de las palabras—. O lo lamentarás.
—¿Y qué harás? ¿Pegarme otra vez? Eso no hará que ella te quiera —Jack le miraba con osadía.
«Así que quieres jugar, ¿eh? Pues juguemos.»
—Y eso tampoco hará que yo y mis hombres nos follemos a tu putita hasta desgarrarla por dentro, ¿no crees? —Ladeó la cabeza y le golpeó de nuevo en la cara haciendo que un hilo de sangre le recorriera el rostro.
—Vaya, veo que ya no eres tan… cortés. ¿Qué pasa? ¿El tema familiar te incomoda? —dijo Jack y lamió la sangre que tenía en el labio.
—Mis padres me enseñaron buenos modales —contestó Matt secamente—. Pero no soporto a los hijos de puta que intentan matarme y manchar el nombre de Sarah.
—¿Manchar el nombre de Sarah? Estás muy equivocado, eso lo has hecho tú solito —añadió Jack—. Y nada lo puede limpiar ya. Eres un dictador, un jodido niñato con aires de grandeza que cree que la gente le respeta, ¿pero sabes qué? No es respeto lo que te tiene la gente, si no miedo. Miedo por que estás completamente loco, y tu y tus chicos sois unos sádicos de mierda. Pero espera… ¿No eres tu el que siempre manda a tu perra a hacer el trabajo sucio? —Rió y asintió con la cabeza—. Oh, sí, eres tú. Y eso tiene un nombre. Cobarde.
Matt estaba rojo de rabia. «Pero cómo se atreve…?» Empezó a respirar con calma, tratando de calmarse. Inspiraba y expiraba sonoramente, y se dirigió de nuevo a la mesa donde tenía las armas que iba a utilizar en su interrogatorio. Las miró sin saber cual usar. A su espalda, podía escuchar a Jack riendo, y eso le ponía más furioso.
Tiró con el brazo todas las armas, haciendo que algunos cuchillos se le clavaran en su brazo y empezara a sangrar por las heridas. Fue directamente hacia Jack y empezó a darle una paliza con los puños.
Éste no dejó de reír hasta que Matt lo dejó inconsciente. Cuando acabó, el cuerpo inerte de su enemigo yacía en el suelo en un pequeño charco de sangre. Matt le comprobó el pulso y vio que seguía con vida.
Matt se levantó y caminó hasta la puerta de su habitación. Le dolían las manos de la paliza que le había dado a Jack. Entreabrió la puerta.
—Big T, llévate a este con el resto de prisioneros —Abrió la puerta de par en par y Big T entró, cogió a Jack del suelo y se lo llevó sin hacer preguntas.
«Hijo de puta. Cuando tenga a tu Melissa en mis manos sabrás lo que es sufrir.»
Antes de que Big T se alejara, Matt salió rápidamente.
—Y tráeme a Sarah, tengo que hablar con ella.
Big T asintió con la cabeza y se marchó.
***
Se encontraba de nuevo en una celda. «Al menos ésta vez no es tan sombría. Y tengo a Bob.» Lilith recordó su cautiverio y las torturas a las que era
Jena Malone es Lilith
Jena Malone es Lilith
sometida por su captora y sus secuaces. Aquella chica de pelo rubio y carácter descarado se había divertido a costa de su integridad. El nombre de su torturadora le vino a la mente: Katty. Lo había escuchado varias veces mientras los chicos la violaban. «Maldita mujer. Impía. Lo pagaras caro. Dios te castigará.»
Miró a Bob, su salvador «El enviado de Dios», pero algo en él había cambiado.
Les habían llevado a la vieja comisaría de policía y encerrado en una de las dependencias policiales.
Lilith estaba sentada en uno de los bancos al lado de su amigo. Junto a él, una chica de pelo rosa miraba el suelo. También estaba el resto del grupo: una chica de pelo castaño claro con una herida en el brazo, un chico negro a su lado abrazándola, un chico enclenque de pelo negro y mirada insegura, varios niños más pequeños y Bob, su dulce Bob.
—Al fin has venido a salvarme —dijo en un susurro y puso la mano sobre el hombro de Bob.
—Claro, ¿acaso lo dudabas? —le respondió con una sonrisa.
—Tuve mis momentos de falta de fe, la reclusión casi me corrompe. Me tentaron, oh si que me tentaron,  y el salvador me puso pruebas, pero el tenerte al lado significa que las pase todas —Sonrió.
—¿Pruebas? Lilith, ¿a qué te refieres con eso? —preguntó Bob confundido.
—Me torturaron. Me violaron. Y metieron a una pecadora en mi celda para hacer que pecara —Apartó la vista y se levantó—. Pero fui fuerte, Dios me dio fuerzas, y acabé con su pecado. Ahora él la juzgará.
—¡¿Te refieres a la chica en el charco de sangre?! —dijo con horror la chica al lado de Bob.
—Era una puta, una ramera. El pecado estaba en ella, y me la llevaron a mí. Ellos querían mermar mis fuerzas, pero yo sabía lo que tenía que hacer. Ellos pensaron que podrían conmigo, pero él la mando a mí, para que la salvara. Y eso hice. Ahora está en manos de nuestro salvador. Y él la juzgará con sabiduría y bondad —Juntó las manos y miró al cielo.
«Superé la prueba, y me recompensaste trayéndome a Bob a mi lado, lo se.» Vio como el chico al que amaba miraba a la chica del pelo rosa y hablaron entre ellos.
—¿Qué ocurre? —preguntó Lilith enfadada «¿Acaso confabulan contra mí?»
—Nada, nada —respondió rápidamente Bob—. Siéntate, no te preocupes, toda está bien —añadió.
Lilith se sentó de nuevo a su lado y Bob y la chica se levantaron.
—Ahora vuelvo.
—¿Acaso te he defraudado? ¡Hice lo que tenía que hacer! No-no me abandones, eres lo único que tengo —dijo suplicante.
—Jamás te abandonaría, eres como una hermana para mí —contestó y se alejó cogiendo a la chica por los hombros.
Esas últimas palabras fueron como puñales en su corazón. Puso su mano sobre el pecho en un puño. «No puede ser…no…»
Lilith les miraba en la distancia mientras hablaban, y al final, Bob y aquella chica se abrazaron y besaron. Una lágrima recorrió el rostro de Lilith mientras contemplaba esa escena, «No puede ser, él es el hombre al que amo, no puede irse con otra, no… Después de todo lo que he pasado.»
De pronto, uno de sus violadores abrió la puerta y metió a un chico de piel morena lleno de sangre.
—¡Jack! ¡¿Estás bien?! —El joven lánguido se abalanzó sobre él una vez lo dejaron en el suelo— ¡¿Qué le habéis hecho, cabrones?! —dijo lleno de ira.
Los demás se acercaron al chico herido. Todos menos Lilith, que en su mente transformaba la escena en otra prueba de Dios. «Esa furcia es una enviada de Satanás. Y todo éste grupo también, Bob es mío, y siempre será mío.»
***
Dianna Agron es Maggie
Dianna Agron es Maggie
Maggie se sentía incómoda con Lilith. La celda parecía más pequeña de lo que era con tanta gente, y el no saber que les deparaba el futuro no la dejaba pensar con claridad.
Escuchaba de fondo la voz de Bob hablar con Lilith. Sabía que él la apreciaba mucho, pero por las palabras que pudo entender Maggie la veía como una fanática religiosa. «¿Qué vamos a hacer? ¿Cómo vamos a escapar de aquí?» esa preguntas las repetía una y otra vez en su cabeza hasta que escuchó algo que la hizo volver a la realidad.
—… Pero fui fuerte, Dios me dio fuerzas, y acabé con su pecado. Ahora él la juzgará —dijo Lilith, que se encontraba de pie delante de ellos.
—¡¿Te refieres a la chica en el charco de sangre?! —dijo Maggie perpleja, «No puede ser, es una asesina.»
—Era una puta, una ramera. El pecado estaba en ella, y me la llevaron a mí. Ellos querían mermar mis fuerzas, pero yo sabía lo que tenía que hacer. Ellos pensaron que podrían conmigo, pero él la mando a mí, para que la salvara. Y eso hice. Ahora está en manos de nuestro salvador. Y él la juzgará con sabiduría y bondad —contestó Lilith secamente.
Maggie se llevó una mano a la boca. Bob le había hablado de su fanatismo, de que la había encontrado sola en una iglesia y que obligaba los niños a los que cuidaban, los niños perdidos, a rezar, pero jamás pensó que su obsesión fuera tan grande.
No escuchó la conversación que hubo a continuación, estaba demasiado aturdida por lo que acababa de presenciar. Notó como Bob le daba con la rodilla n la pierna y se levantaba. Ella hizo lo mismo y se apartaron un poco de todos.
—Yo… no sé que decir. Lilith jamás había hecho nada así —se disculpó Bob.
—Lo se, Bob, pero… eso que ha dicho que hizo, ya viste a la chica. Todo estaba manchado de sangre; y mírala a ella, tiene toda la camiseta roja —dijo Maggie y se mordió el labio.
—Seguro que se ha perturbado un poco por todo lo que ha pasado —Bob puso las manos en sus brazos—. La han violado, y a saber qué cosas le ha hecho la sádica de Katty —La miró directamente a los ojos—. Ya verás como cuando salgamos de aquí, vuelve a ser ella.
—Si es que salimos —Maggie le devolvió la mirada y Bob la abrazó.
—Saldremos, confía en mí —Bob la estrechó entre sus brazos.
—Tengo miedo —dijo mirando a Lilith. La chica tenía sus ojos clavados en ellos—. Ella es peligrosa, Bob, y además estamos aquí atrapados.
—Lilith no te hará daño. Y saldremos de aquí, te lo prometo —La besó dulcemente.
Maggie le devolvió el beso. Aún tenía miedo, pero el estar a su lado la reconfortaba. «Saldremos de aquí, al fin tengo algo por lo qué luchar.»
La puerta de la celda se abrió de golpe y uno de los guardaespaldas de Matt metió a Jack en la celda. El chico era un manojo de sangre y estaba lleno de moratones.
—¡Dios! ¿Pero qué le han hecho? —dijo Maggie y fue hacia él.
Bob la acompañó y examinaron entre todos a Jack.
—Tú. Conmigo —El matón de Matt cogió a Sarah por el brazo y la sacó a la fuerza de la celda.
—¡Soltadla! —Dean fue a por ella pero otros chicos que estaban fuera de la celda le apuntaron con sus armas.
—No te preocupes, Dean. Volveré —dijo Sarah antes de que se la llevaran
—¡Sarah! —gritó Maggie asustada.
Se habían llevado a su amiga. Empezó a llorar al lado del cuerpo de Jack.
... Capítulo 28 ...

martes, 22 de abril de 2014

Mundo de Sangre y Cenizas

Historia Z de supervivencia. ¿Qué ocurriría si todo lo que conoces desapareciera? Lo que iba a ser un apacible fin de semana en Maine se transformará en la peor pesadilla para Claire y Sophia Evans. Acompaña a éstas dos hermanas a lo largo de un viaje en un mundo donde los muertos caminan a sus anchas y los vivos deben luchar por su supervivencia.


Portada de Carolina Bensler (illustrator and comic colorist)


Disponible cada viernes en:

-You Are Writer
- Wattpad
- Soopbook

Blogger:

Blog Mundo de Sangre y Cenizas

También en:

- Falsaria
- Tus Relatos

{ Si os gusta, please votad y comentad en la web donde lo habéis leído, gracias :) }

El Último Juego de Niños, Capítulo 26 por Elizabeth Thor




Mayli cyrus es Katty
Bob abrazó con fuerza a Lilith y ésta sintió su cariño por fin corriendo por su cuerpo, una caricia en el rostro y la chica comenzó a llorar sin cesar ya que pensaba que nunca lo volvería a ver junto a ella. Maggie dio un paso atrás al sentirse como una pieza que no encajaba en el corazón de Bob.
-¿Quienes son?-Preguntó Lilith.
-Son amigos. Ahora venga, nos vamos de aquí…
Al salir de la habitación comenzó a llover plomo por todos lados, por unos segundos una de las balas rozó el rostro de Jack dejando un chispazo al chocar contra la pared, Sarah recibió un disparo en su brazo y Dean la cogió con fuerza:
-Correr, salgamos de aquí-Dijo Maggie.
El grupo respondió con balas al ataque dejando caer algunos muertos por el pasillo, Tommy ayudó a Dean a coger a Sarah ya que ésta sentía mucho dolor por el balazo. Katty comenzó a andar por el pasillo sin miedo, sin el menor temor de que una bala la tocara, paso a paso los chicos de Matt caían al suelo desangrándose y ella le sonreía a la muerte. Sarah al levantar su mirada pudo ver a esa loca acercándose a ellos, cuando sus miradas se cruzaron Katty sacóo sus pistolas y comenzó a dispararles, sabiendo perfectamente como asustarlos y dirigirlos a donde quería, disparando en sus pies o a las paredes:
-¡Maldita sea! Está ahí Katty, corred… -Dijo Sarah.
Lilith miró hacia atrás pudiendo ver a su torturadora, comenzó a reír frenéticamente y desquiciadamente al ver que escapaba del dolor, Bob la cogió con fuerza para sacarla de allí.
Katty miró a su lado a una chica con una pistola:
-¿Has disparado a la chica de pelo castaño?-Preguntó Katty.
La chica asintió y Katty le disparó en toda la cara, dejando el cadáver a sus pies:
-Mala suerte. Era la hermana de Matt.
Se abrió la puerta del inmenso comedor del hotel y casi pudieron tocar con sus dedos el final de su misión, pero tras aquella puerta se escondía algo peor y que jamás pensaron encontrar.

Samira Wiley es Sasha
Steve había ido con sus hermanos a defender su barrio, había ido llamado por los Cohen para que cogiera un arma y que acompañara a su pequeño ejercito de diez personas al gran hotel, la cantidad iba disminuyendo pero tendría que luchar para sobrevivir. El chico de 14 años, de pequeña estatura y cabeza rapada había visto muchas muertes, no le asustaba ver algunas mas. Se sentía seguro con Sasha y Carl ya que no dejaban a ningún chico de Matt con vida, parecía que disfrutaban:
-Steve, no me dirás que no es divertido matar a unos jodidos blanquitos -Dijo Carl.
El chico asentía con su cabecita al volver a disparar, un empujón y Sasha había salvado al chico de un balazo en toda la cabeza:
-Será mejor que tengas cuidado, pequeño. No quiero contarle a tu hermana que te mató un asqueroso blanco…
Una fuerte patada y la puerta del gran comedor se abrió, pero todo aquello era una trampa tras de ellos habían el doble de chicos y con ellos el cabecilla Matt, tuvieron que tirar las armas al ver como Katty entraba en el comedor con una buena compañía:
-Dejad las armas. Será mejor que lo hagáis si no queréis morir-Dijo Matt.
Sasha y miró a sus chicos, miró a Carl y al pequeño Steve para que tiraran sus armas ya que habían sido derrotados, al levantar su mirada vieron a la gente de Sarah en el centro del comedor, en su mirada se notaba la derrota:
-Maldita sea, todo era tan jodidamente sencillo…
Matt se levantó y se dirigió hacia su hermana Sarah, le cogió fuertemente del brazo pudiendo ver que tenía un rasguño en el brazo, que había perdido algo de sangre. Se dirigió enfadado hacia Katty dándole un fuerte tortazo que le tiró al suelo, la levanto del suelo cogiéndola de la camiseta:
-Te dije que no quería que le pasara nada…
Katty se limpió le labio y escupió algo de sangre:
-Matt, la estúpida que disparó contra Sarah ya está muerta...
Se escuchó una risotada, una risa que se reía de Katty por haber recibido tal reprimenda y que provenía de la parta de los Cohen. Sasha ya no tenia nada que perder sabiendo que ya estaba muerta prefería reírse de su verduga. Katty enfadada corrió hacia ella y le cogió fuertemente del cuello apuntándole con su pistola:
-Es hora de sacar la basura, ¿no crees, Cohen? Será mejor que digas tu última palabra...
Sasha miró a los suyos, miró a su hermano a los ojos y sintió como su corazón se partía en mil pedazos por culpa de su fuerte carácter, sabía que moriría igualmente y no quería ser torturada por Matt, prefería morir noblemente con una bala en la cabeza, aunque eso le apartara para siempre del hombre que siempre quiso, su “hermano”. Carl la miró asintiendo, entendiendo que era el mejor de los finales y no el dejarse torturar como un ratón por un gato, Sasha respiró con calma a Katty y le miró de una forma burlona:
-La asquerosa blanca, la maldita loca de Katty es golpeada y humillada, es el mejor recuerdo que me llevo a la tumba… Dispara Furcia…
Carl miró al suelo dejando derramar un par de lagrimas al escuchar el sonido de la pistola, no quiso levantar su mirada al ver como el cuerpo de Sasha caía al suelo sin vida. Matt suspiró al verlo e hizo una señal para que sus chicos ejecutaran a Carl y a los que quedaban en pie. El sonido de las balas se escucharon y los cuerpos de los chicos de color cayeron al suelo sin vida. Sarah abrazó fuertemente a Dean por el miedo que estaba pasando y éste derramo una lagrima por los hermanos perdidos. Jack dejó que Tommy se escondiera tras él para no ver el baño de sangre, Lilith levantó su mirada y vio extrañada como Maggie cogía de la mano a Bob buscando consuelo.

Jacob Artist es Jack
Matt miró a sus chicos y suspiró al ver ese charco de sangre:
-Quiero que colguéis a los Cohen y a los suyos en la puerta del hotel, quiero que llevéis a mi hermana a mis aposentos y encerréis a sus amigos… Ya pensaré la forma que pagaran por lo que han hecho.
Katty limpió su pistola de la sangra de Sasha y miró a su espalda, sonrió al ver que tendría nuevos juguetes. Matt miró a sus chicos:
-Sam, Katty quiero que vayáis a sus casas y me traigáis a sus amigos o familias, seguro que ellos también están metidos en todo esto…
Jack al escucharle se llenó de ira y se dirigió hacia él, Tommy intentó detenerle pero no consiguió que no comenzara a gritar:
-Matt, ¿por qué no te enfrentas conmigo? eres un maldito cobarde…
Matt comenzó a sonreír e hizo un gesto para que dejaran acercarse a Jack hacia él:
-Seguro que tu eres el cabecilla. él que comió la cabeza a mi hermanita para intentar derrocarme, quiero que le llevéis a la sala de interrogatorios, quiero hablar con él…
... Capítulo 27 ...

lunes, 14 de abril de 2014

El Último Juego de Niños, Capítulo 25 por Elizabeth Thor



Miley Cyrus es Katty
Miley Cyrus es Katty
Jack se quedó casi toda la noche despierto dando vueltas en la cama ya que no podía dejar de olvidar lo que pasaría dentro de unas horas, no podía olvidar a Merlyn y como Melissa y Tommy se lo escondieron. Por unos segundos miró a Melissa que estaba junto a él durmiendo, ella se había prometido quedarse despierta toda la noche pero el sonido del corazón de Jack hizo que se durmiera, eso le relajaba ya que le tenia tan cerca de ella. La chica se despertó y miró a Jack viéndolo muy serio, ella le acaricio lentamente su pecho y besando sus labios:
-¿Qué te pasa, Jack?-Preguntó Melissa.
-Me escondiste la existencia de Merlyn. ¿Por qué?
Melissa miró con pena a Jack, hubiera querido contárselo pero Tommy le pidió que no se lo contara a nadie:
-Tommy me lo pidió, me dijo que no se lo cantara a nadie quiere demasiado a esa mujer la quiere como si fuera su hermana, pero siempre me moría de ganas de contártelo y me tenía que morder la lengua... Al saber que existía Merlyn comencé a pensar que podríamos vivir tras cumplir los 18.
Jack se levantó de la cama y comenzó a vestirse para el ataque al hotel de Matt, mientras se ponía los pantalones Melissa se acercó a él y le miró a los ojos, en el instante que sus ojos se cruzaron ella forzó una sonrisa acariciando su rostro:
-Sé que ella sabe donde está la cura para todo esto, por favor vuelve e iremos a buscarlo…Vuelve, Jack.
El gran hotel donde vivía Matt y los suyos se cocía su defensa, se cocía la sangre que se derramaría dentro de poco tras saber el intento de derrocarle. Chicos y chicas que servían al dictador se juntaron en el gigantesco comedor y esperaron las noticias de su líder, Matt estaba sentado en su silla preferida y estaba demasiado pensativo para comenzar un discurso de venganza y lucha. Pero para eso estaba su mano derecha Katty que entró en el comedor portando sus dos pistolas plateadas entre sus manos, se acercó a su amado líder y miró a todo sus seguidores con una apariencia más desquiciada si cabía:
-¡¡¡¡Matt nos a dado todo, nos a dado un hogar y ahora lo quieren derrocar, pero no saben que nos sacrificaremos por él… Ellos no saben que ya están muertos!!!

Taissa Farmiga es Sarah
Katty se acercó a uno de los chicos y le miró a los ojos, una sonrisa pérfida se marcó en su rostro, sentía el miedo de aquel chico, sentía como estaba apunto de llorar. Era el momento de hacer la pregunta, te sacrificarías por Matt o era un cobarde asqueroso:
-¿Tú morirías por Matt?
El chico tragó silaba y Katty sin pensarlo dos veces le disparo en toda la cabeza, dejando estucada la pared. La chica se acercó al charco de sangre y se manchó los dedos, lentamente se pintó el rostro. Estaba tan excitada con el sabor a sangre que entró en éxtasis comenzando a gritar:
-Matt no quiere cobardes, quiere que luchéis por él… -Katty comenzó a gritar-¡¡¿¿Qué haréis por Matt??!!
Las voces de todos se unieron en una:
-¡¡¡Morir por Matt!!!
Katty sonrió y se acercó a Matt:
-Se van a joder esos negros y sus cabrones amigos...
Matt cogió del cuello a Katty y le miró a los ojos:
-Quiero que defiendas a mi hermana y que me la traigas, puedes matar a todos los que quieras…
Maggie cogió una mochila y se dirigió hacia un callejón, Bob le acompañaba con otra mochila entre sus manos, por unos segundos sus manos se cogieron fuertemente para darse fuerza para continuar. Jack comenzó andar junto a Tommy por la calle y entre sus manos ambas mochilas, su direccion al viejo callejón:
-Jack, ¿sigues enfadado conmigo?-Preguntó Tommy.
-Me dolió que me escondieras éste secreto, pero somos hermanos y te perdonaría lo que sea... Sólo hazme un favor: sobrevive a ésta noche, te echaría de menos si te pasara algo.
Sarah en el bar de Andrew comenzó a contar las armas y las municiones que metía en su mochila, Dean a su lado hacía lo mismo, tenían que armar a los chicos de los Cohen para la gran invasión. Andrew les miró desde la puerta de entrada y sintió miedo ante lo que iban a hacer, nadie se atrevía a atacar a Matt y sobre todo en su propio hotel.
-Chicos tener cuidado, si volvéis tenéis barra libre…
Sarah miró a Andrew sonriendo, miró a Dean y le beso en la boca lentamente:
-Volveremos Andrew… -Dijo Sarah.
Al final del viejo callejón había una camioneta escondida entre unos contenedores de basura, un escondite perfecto para los Cohen y sus chicos para prepararse para la batalla. Sasha le quitó de las manos la mochila a Sarah abriéndolas pudiendo ver las armas y los cargadores. Sonrió mirando al grupo de blanquitos, se acercó a su hermano y al grupo que había traído:

Samira Wiley es Sasha
-Perfecto, id cogiendo las armas y preparaos para joder unos culos blancos…
Comenzaron a coger un arma cada uno y cuando llego el turno de Tommy no se atrevió a meter su mano en la mochila, posiblemente tuviera un arma en su casa para protegerse como un estúpido norteamericano pero jamás la había usado ya que las tenia miedo, miró a Jack y a sus amigos. Sasha le dio un empujón tirandole al suelo y riéndose de él:
-¿Qué eres? ¿Una puta cría? ¿Qué pasa? ¿No eres un hombre de verdad y no te atreves a coger una puta arma?
Maggie metió la mano en la mochila y se la dio a Tommy ayudándole a levantarse:
-Déjale tranquilo, él irá con nosotros, es nuestro problema… No todo el mundo es una psicópata como tú,  Sasha…
Katty se miró en el gran espejo de su habitación, estaba totalmente desnuda tras salir de la ducha y se quedó mirando fijamente su reflejo, pudiendo ver la fragilidad de su carne llena de dibujos que le recordaban a su perdida infancia. Cogió una de sus armas y comenzó a acariciar su cuerpo lentamente, tocando sus pezones, acariciando su ombligo y al final llegando a su sexo. Cada vez que rozaba esa parte tan sensible con el acero más se excitaba, cada vez que sentía esa arma de matar más dentro de su cuerpo, más ganas tenia de comenzar a matar, pero todo se detenía por unos segundos cuando llegaba al orgasmo. Pasó la legua por el espejo y deseo que llegaran los Cohen a su terreno para teñirlo de su sangre…
Dos chicos de Matt protegían la entrada al hotel, cada uno entre sus manos llevaban una pistola y no dudarían en descargar las balas en cualquiera que quisiera entrar. Pero cuando se quisieron dar cuenta dos chicos negros le cogieron por la espalda clavándoles en el cuello unos cuchillos, dejando que cayeran al suelo desangrándose. Sasha y Carl hicieron una señal para que entraran sus chicos, sin temblarle el pulso , llenó de plomo a un guardia. Bob se adelantó a ellos y comenzó presionando los botones del ascensor, Maggie se acercó a él:

Dianna Agron es Maggie
-¿Quieres encontrar a Lilith?
-Sé que está aquí, sé que está viva en alguna habitación…
Dean se acercó a Sarah y le dio un beso en la frente para darle algo de valor ante el combate:
-No te separes de mí. ¿Entendido, Sarah? -Dijo Dean.
Sarah se paró ante el grupo de Sasha y la miró a los ojos, tragó silaba intentando que la escuchara un poco:
-Sasha, nosotros iremos a buscar a una amiga secuestrada por Matt y nos encontraremos en el comedor…Recuerda, yo he vivido aquí durante años y sé como encontrar a mi hermano.
Se abrió la puerta del ascensor y Sasha miró a la blanquita:
-No te deseo suerte ya que nadie echaría de menos a una puta blanquita. Os esperamos en el puto comedor…
Piso a piso por donde andaban los Cohen, el sonido de las balas se adueñaba del silencio, la risa y el sadismo de los dos hermanos no tenían limite, desde una pequeña habitación Matt podía ver gracias a las cámaras sus pasos y esperando que cayeran en su trampa. Katty estaba junto a él y sonrió al ver en una de las pantallas a Sarah junto a Dean y sus amigos como se acercaba a la jaula de Lilith.
Sarah cogió fuertemente del brazo a Dean mientras éste la defendía de uno de los chicos de Matt, Jack no le temblaba la mano al levantar su mano para quitar la vida a otra persona bajo los ojos de Tommy:
-Jack, ¿cómo puedes…?
-Si tu no les matas, ellos no dudaran en matarte, Tommy.-Dijo Jack.
Sarah se paró delante de una de las habitaciones y miró a sus amigos:
-Aquí era donde mis hermanos encerraban a quién era una molestia para ellos…
Bob sin pensarlo dos veces abrió la puerta solo deseando que allí estuviera Lilith y poder rencontrarse con ella, quería poder descansar y rescatarla de aquél lugar. Al abrirse la puerta lo primero que pudieron ver fue un cuerpo sin vida encima de un charco de sangre, un trago amargo que costaba tragar al no saber quien era esa chica y con la poca luz no sabían quien era, temiendo que fuera Lilith. Maggie encendió un mechero y se acerco al cadáver pudiendo ver que era Lizza, su mirada fue hacia Bob que negó con su cabeza al verlo:

Jacob Artist es Jack
-No es ella…
-Me torturaron hasta la locura y esperaba que me liberaran para estar con nuestro señor-Se escuchó la voz de Lilith al fondo de la habitación.
-Lilith, ¿eres tu?-Preguntó Bob.
Matt en su habitación lo podía ver todo, desde sus pantallas podía ver lo que filmaban las videocámaras y podía ver como los dos grupos subían piso a piso. Katty se acercó a él cargando sus pistolas, era hora que ella saliera a terminar el trabajo que los chicos de Matt eran incapaces de terminar:
 -¿Ya sabes lo que tienes que hacer, Katty?-Dijo Matt.
 -Claro, Matt. Están cayendo en nuestra trampa y no saben nada…
... Capítulo 26 ...